comidas malas gatos Unsplash

Día internacional del gato: Estas son las comidas que nunca le deberías dar a tu "michi"

  • Por Monserrat Saavedra

En este día internacional de los gatos podrás regalonear tanto como quieras a tu michi. Jugar con él, dejarlo dormir (aún) más horas en el día y darle sus comidas favoritas, son algunos de los panoramas que puedes planear para celebrar la compañía de tu mascota. 

Pero debes tener cuidado de no darle ciertas comidas, que para nosotros los humanos pueden parecer seguras o deliciosas, pero que en tu gato podrían ser peligrosas. Conoce cuáles son los alimentos que jamás le deberías dar. 

Leche y productos lácteos

Por mucho que les pueda gustar la leche a los michis, deberías evitar darle cualquier tipo de lácteo. Al igual que las personas con intolerancia, los gatos no tienen todas las herramientas biológicas para procesar la lactosa en sus intestinos, ya que solo se exponen a esta proteína durante su periodo de lactancia materna, por lo que podría producirles problemas intestinales y diarrea.

 

Unsplash

 

Carne o huevos crudos

La contaminación de estos alimentos, por microorganismos como la E. coli o incluso la salmonela, también podrían tener un impacto directo en tu mascota, causando vómitos, diarrea y cansancio.

Ajos y cebollas

Las verduras de esta familia, incluidos el cebollín y ciboulette, podrían causar problemas de salud para los gatos e incluso podrían ser venenosos si es que las comen en grandes cantidades. 

Estas, en cualquiera de sus formatos (sí, incluso en polvo) dañan los glóbulos rojos de la sangre, lo que les causaría anemia. 

Cuando un gato tiene anemia suelen presentar letargia, debilidad, menos apetito, encías pálidas y coloración anaranjada o rojiza en su orina. Si es que reconoces estos síntomas en tu mascota, lo mejor será llevarlo con un veterinario de inmediato.  

 

Unsplash

 

Chocolates 

La metilaxina que contiene el chocolate podría producir vómitos, diarrea, aumento en la temperatura, temblores musculares, incremento en la sed o incluso convulsiones en tu gato. Este peligroso compuesto es un estimulante neurológico que se encuentra presente en el café y, en mayores concentraciones, en los chocolates con un alto porcentaje de cacao.

Uvas y pasas

Estos alimentos, que para los humanos son un delicioso postre, en los gatos podrían poner en riesgo su vida, ya que incluso en las cantidades más pequeñas podría desencadenar una falla renal. Se desconoce qué es específicamente lo que contienen que los dañan tanto, pero se recomienda acudir a un veterinario de inmediato si es que tu michi come uvas o pasas.

Según Hills Pet, los gatos que comen estas frutas pueden presentar vómitos durante las primeras 12 horas, pero ya transcurrido un día presentan, además, letargia, diarrea, disminución de apetito, dolor abdominal y disminución en la orina. 

Todo sobre Mascotas

Leer más de