paredes blancas Unsplash

Para sacar hasta las manchas más difíciles: Estos son los trucos para limpiar las paredes blancas de tu hogar

  • Por Monserrat Saavedra

Las paredes blancas son un clásico dentro del hogar, ya que es un color que otorga vida, luminosidad y te permite jugar con otras piezas de decoración, sin que se vea muy abarrotado. Pero la gran desventaja de este color es que es muy fácil de manchar. 

Mantener el interior limpio requiere de tiempo y dedicación, pero con una rutina clara, el trabajo se podría volver menos complicado. 

Se recomienda que en cada cambio de estación dediques tiempo para mantener tus paredes limpias. Para esto debes remover el polvo acumulado con un paño limpio y seco; no olvides el techo. Luego, con un paño de microfibra remojado en una solución de detergente multiuso diluida en agua, puedes comenzar a limpiar la pared. Estruja bien el trapo para evitar que se humedezca mucho la superficie.

¿Qué hago con las manchas más difíciles?

Si es que encuentras un sitio que no puedas limpiar con la solución simple, existen un par de alternativas que te podrían ayudar a eliminar las marcas más rebeldes. 

Antes de aplicarlas, te recomendamos probar que estas no dañen el acabado de la pintura, en un lugar que no sea tan visible. 

En el sitio The Spruce, recomiendan probar con una mezcla de detergente para lavar loza y una esponja suave. La idea es evitar productos que contengan químicos muy corrosivos que puedan dañar la superficie.

 

Unsplash

 

 

Si es que utilizas este método, debes escobillar suavemente la pared hasta que salga la mancha, luego con un paño suave retira el exceso de producto. 

Una segunda opción requiere que prepares una pasta con tres partes de bicarbonato de sodio y una de agua. La idea es que tenga una textura lo suficientemente pegajosa que le permita adherirse a la pared. 

Escobilla suavemente la mezcla con un paño o esponja, y déjalo actuar por el tiempo que puedas, pero desde el sitio aclaran que mientras más la mantengas, mejor será el efecto. Finalmente, la puedes remover con un trapo húmedo, y no olvides secar bien para terminar. 

Todo sobre Consejos hogar

Leer más de