¿El dolor de seno es un síntoma del cáncer de mama? Esto es lo que debes saber de la mastalgia Pexels

¿El dolor de seno es un síntoma del cáncer de mama? Esto es lo que debes saber de la mastalgia

  • Por Meganoticias

Más allá de los síntomas convencionales, hay otros factores que pueden servir como alerta ante el cáncer de mama. El dolor de seno no conduce a esta enfermedad, pero podría ser uno de ellos.

El cáncer de mama es una afección tratable que suele generar cambios notables en el cuerpo. Los nódulos o masas anómalas son las formas más tradicionales de detectarlo, por lo que es muy necesario el autoexamen de exploración mamaria.

Sin embargo, hay otros signos de su aparición, como inflamación, engrosamiento del tejido, secreción anormal del pezón, piel de naranja, irritación y ganglios linfáticos inflamados.

¿El dolor de seno es un síntoma de cáncer de mama?

“Los cambios en los niveles hormonales significan que las mujeres pueden desarrollar senos pesados, doloridos y sensibles. En un tercio de los casos, puede haber un tipo de bulto no canceroso que cause dolor, como un quiste. Se trata de bolsas pequeñas llenas de líquido que se acumulan en uno o ambos senos”, afirma la cirujana Liz O'Riordan al medio Daily Mail.

O'Riordan precisa que el cáncer de mama “no tiene bolsillos”, pues son áreas más densas del tejido mamario que no ejercen presión, por lo que raras veces causan dolor. Sin embargo, si existe un cuadro de mastitis que no mejora después de tomar antibióticos es necesario consultar al médico, debido a que hay cánceres inflamatorios que se confunden.

Estos son otros factores que influyen

Hay muchas cosas que pueden influir en el dolor de senos y que no tienen nada que ver con el cáncer de mamas. Un artículo del sitio Medical News Today, sugiere que la mastalgia puede controlarse desde casa, con compresas tibias, ropa cómoda y sostenes efectivos.

Cuando la incomodidad no está relacionada con la menstruación, en ocasiones el médico indica medicamentos como paracetamol, aspirina o ibuprofeno. El embarazo y la menopausia también suelen desencadenar incomodidades en la zona.

A pesar de que todas las mujeres con factores de riesgo deben estar en controles periódicos, las que tienen antecedentes familiares o más de 45 años requieren prestar especial atención. Los ginecólogos son los encargados de indicar mamografías a partir de los 40 años, a través de las cuales pueden descartar afecciones.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Cáncer

Todo sobre Salud Mujer