Pistola calibre 40 y bala de 2 centímetros: los nuevos peritajes clave tras muerte de periodista Francisca Sandoval

Pistola calibre 40 y bala de 2 centímetros: los nuevos peritajes clave tras muerte de periodista Francisca Sandoval

  • Por Claudia Garrido

¿Qué pasó?

Una serie de diligencias en torno a la muerte de la periodista Francisca Sandoval, quien falleció tras recibir un disparo el 1 de mayo en el Barrio Meiggs, arrojaron que la bala provenía de una pistola calibre 40, entre otros antecedentes.

Pericias a la bala

Las indagatorias las está llevando a cabo la fiscal Tania Sironvalle, de la jurisdicción Metropolitana Centro Norte. En ese contexto, en el sector donde Francisca recibió un disparo en la cabeza se levantaron una serie de balas y vainillas provenientes de armas de fuego convencionales y a fogueo. 

Sin embargo, una de las pruebas que faltaba eran los restos de la bala que se encontraba alojada en Francisca, quien falleció el pasado 12 de mayo. Según las pericias, el proyectil medía casi 2 centímetros y tenía características de grueso calibre con “encamisado” de cobre.

 

Otro aspecto llamativo fue la trayectoria del proyectil, ya que las dimensiones se relacionarían con un disparo directo, aunque aún no se puede descartar que se haya tratado de un rebote. 

Según consignó El Mercurio, tras las pericias realizadas por el Laboratorio de Criminalística y la Brigada de Homicidios de la PDI, se confirmó que el arma que dio muerte a Francisca era una pistola .40. 

Reformalización

Por otra parte, tras la muerte de Francisca, el imputado será reformalizado mientras que el ministerio del Interior ampliará la querella por el delito de homicidio consumado. 

La acción penal detalla que “como es de público conocimiento y tras 12 días en que el estado de salud de la periodista se mantuvo en extrema gravedad en el Hospital de Urgencia Asistencia Pública, la víctima falleció a las 10:58 horas del día 12 de mayo de 2022 por una falla multiorgánica provocada por las lesiones que le generó el impacto de bala recibido en su rostro”. 

“Aquello modifica de manera sustancial la imputación sostenida en la presentación de la querella primigenia, toda vez que el grado de ejecución del delito de homicidio ha variado de frustrado a consumado, tras verificarse el fallecimiento de la víctima”, agrega.