Siete sujetos irrumpen en casa de Ñuñoa mientras familia cenaba y se roban dos autos:

Siete sujetos irrumpen en casa de Ñuñoa mientras familia cenaba y se roban dos autos: "Pensábamos que era broma"

  • Por Ariel Araya

¿Qué pasó?

Un violento asalto sufrió una familia en la comuna de Ñuñoa la noche del jueves, luego que un grupo de al menos siete sujetos derribara las puertas del domicilio e ingresara hasta el living, para después amenazar a sus víctimas y robarles sus vehículos y algunas especies de valor. 

¿Qué dijo Carabineros?

El Capitán Gonzalo Muñoz, Oficial de Ronda de la Prefectura Santiago Oriente, señaló que Carabineros se constituyó a verificar un robo en una casa de la calle Los Cerezos, "donde la víctima manifiesta que siete individuos habrían golpeado la puerta, logrando abrirla, e ingresando al interior del living, donde se encontraba compartiendo con unos amigos".

"Estos individuos estaban portando armas de fuego corta y con ellos hacen la intimidación, para luego solicitar la llave de los vehículos de las víctimas que se encontraban al interior y efectuar una revisión del domicilio, sustrayendo joyas, celulares y carteras", indicó. 

El oficial aclaró que no se registraron personas lesionadas tras el asalto ni que tampoco hubo disparos. Además, sostuvo que las víctimas eran seis en total y que no fueron maniatadas durante el robo. 

¿Qué dijeron las víctimas?

"En este barrio nunca habíamos vivido una situación tan violenta. Estoy conmocionado, no se me ocurren muchas palabras para describirlo. Estoy demasiado shockeado", expresó de una de las víctimas del asalto.

Añadió que la agresión se produjo durante "un encuentro familiar" y la describió como "un portonazo, en el sentido que la puerta grande la bajaron".

Otra de las personas que se encontraba al interior del inmueble, indicó que "estábamos compartiendo una cena y fuimos asaltados en el domicilio. Entraron violentamente, abrieron las puertas, los portones, entraron con destornilladores, con pistolas, con cuchillo, jóvenes entre 12 y 18 años, no más que eso".

Ambas víctimas coinciden en que, en un comienzo, creyeron que esto no era cierto: "Pensábamos que era una broma del hijo del dueño de casa".