Padre de joven desaparecido hace 24 años por nuevas excavaciones:

Padre de joven desaparecido hace 24 años por nuevas excavaciones: "Necesito encontrar a mi hijo, no me voy a rendir"

  • Por Meganoticias

En 1997 Yordan Fernández, de 15 años, ingresó al Liceo Industrial Ingeniero Ricardo Fenner Ruedi de La Unión y nunca más se supo de él. Pese al paso del tiempo, su familia insiste en buscarlo aunque sin la esperanza de encontrarlo con vida.

El Juzgado de Letras de la comuna ordenó realizar nuevas excavaciones esta semana en el establecimiento educacional, ocasionando que sus padres vuelvan a revivir la desaparición hace 24 años.

"Necesito encontrar a mi hijo"

Ruperto Fernández, padre del adolescente desaparecido, señaló que “hay apenas tres personas del Servicio Médico Legal con un par de palas. Excavan hasta ahí nomás, unos 10 centímetros a lo más. Están removiendo el pasto más que nada”.

“Necesito encontrar a mi hijo. Si tengo fuerzas para trabajar quiere decir que también tengo fuerzas para buscarlo. No me voy a rendir”, manifestó.

La desaparición

Además, recordó el día en que se enteró de la desaparición de su hijo. El viernes 19 de diciembre de 1997 fue a buscar a Yordan al establecimiento que además funcionaba como internado, por lo cual la última vez que lo había visto fue el lunes de esa semana.

Fernández dijo que “ese viernes cuando llegué al colegio a buscarlo, mi hijo no aparecía por ninguna parte. Le pregunté al director, a los profesores y nadie lo había visto salir, por eso siempre he pensado que sigue así, enterrado en algún lugar”, indicó Fernández a LUN.

“Pasaban los días y mi hijo no aparecía, la policía investigaba, pero no llegaba a ninguna parte. Nadie había visto nada. Recurrí a todo, a las hermanas Peña, a una médium. Ofrecí una recompensa de $10 millones por alguna información que diera con el paradero de mi hijo, pero llegaron puros rumores sin fundamento, ’’escuché de alguien que dijo tal cosa’”, expresó.

Incluso afirmó que “muchos repetían la misma historia, que mi hijo se había peleado con unos compañeros y que lo habían enterrado. Después pasaron años, hasta que llegó el momento en que asumimos que mi hijo estaba muerto. No tenía sentido imaginarnos que estaba por ahí, perdido en algún lugar”.

"Todo esto es un esfuerzo grande"

Por otro lado, en cuanto a las nuevas diligencias en el liceo, Fernández señaló que “todo esto es un esfuerzo grande, un cansancio. Significa plata, estadía, para comer, para movilizarse. Es revivir todo también. Solo queremos paz y que esto termine alguna vez”.

Leer más de