Agencia UNO

"Todos afuera": hospital notifica por teléfono que fallecida tenía covid y cancela velorio

  • Por Meganoticias

En la localidad de San Felipe la familia de Rosa Gallardo vivió un desagradable momento cuando velaba a la mujer de 82 años debido a una notificación tardía por parte del hospital donde falleció, el que notificó que había perdido la vida por coronavirus.

Se trataba de un error de parte del recinto, ya que el acta de defunción indicaba que la adulto mayor murió por una insuficiencia respiratoria aguda global, por lo cual, no hubo inconveniente para que en la morgue les entregaron el cadáver

Ceremonia clausurada

Al ingresar al hospital días antes del 29 de mayo, la mujer había dado negativo en el exámen, información que cambió posteriormente.

Fueron funcionarios del Hospital San Camilo los que interrumpieron la velación con una llamada en la que pidieron a todos salir de la vivienda donde se realizaba la ceremonia. Tan solo una hora antes la familia había instalado el féretro con su cuerpo en la sala.

Funcionarios de la funeraria contratada llegaron minutos después, todos vestidos de blanco con sus trajes del protocolo sanitario Covid, y se llevaron el féretro al Cementerio Municipal.

Testimonio

"A mi papá y a mi tío les dijeron que mi abuela tenía un cáncer terminal ramificado", dijo Francisco Delgado, nieto de doña Rosa a Diario El Trabajo.

Tras la internación se le comunicó que "en un escáner que le habían hecho había una manchita y lo mejor era desconectarla porque ella ya estaba muy viejita como para poder vivir".

El nieto y quien manejó las acciones legales se negó a desconectarla del respirador artificial al cual se encontraba sujeta.

"Estaba con riesgo vital y (la doctora) dijo que estaba a la espera de un encefalograma, para verificar si acaso ella tenía algo en la cabeza", declaró. 

No era cáncer terminal 

La doctora, tras el resultado del exámen, señaló que la adulto mayor tenía "un coágulo demasiado grande" en la cabeza.

"Ese coágulo no podían tratarlo, porque ya ella estaba con medicamento con anticoagulante y, por lo tanto, no podían darle otro tratamiento para disolverlo", añadió.

Tras la información, Delgado sostuvo que la médico "nuevamente repite que lo mejor es desconectarla, dejarla morir en proceso natural porque de ella ya no iba a vivir".

"Me negué nuevamente, pedí que me diera otra opción", sostuvo el hombre. La respuesta fue recurrir a la UCI.

Recuperación

La abuela fue instalada en la UTI, UCI y por otros salones. Logró despertar, recuperó el conocimiento y hasta pidió a sus familiares una radio. No obstante, el 7 de junio murió a sus 82 años.

"A veces podíamos llamarla, pero era muy complicado, los doctores decían que ella estaba bien, que ya estaba reaccionando, que tenían que sedarla para poder calmarla porque era un poquito alterada, pero que los procedimientos estaban funcionando", sostuvo el nieto.

"El doctor dijo que mi abuela había muerto por un insuficiencia respiratoria aguda global, le pedí que me explicara con peras y manzanas para poder entender yo qué era eso", relató.

La respuesta fue que "podía ser una falla al corazón, podía ser una falla de los pulmones y podía ser cualquier cosa”.

"Dejen todo ahí"

"Como familia tratamos de comprar el cajón más bonito y nos ‘encalillamos’ para darle un buen sepulcro y para darle una buena despedida. Despedida aquí en la casa, una despedida como se lo merecía", dijo el nieto de Rosa.

Tras los preparativos "nos instalamos con la pompa fúnebre, no habrá pasado una hora más o menos cuando nos llaman del hospital".

"Llaman a mi cuñado del hospital que dejen todo ahí, que no hagan ingresos de ninguna persona, que todos afuera, porque mi abuela había salido positivo de Covid-19", expuso.

La familia pide "una disculpa pública del hospital, pero fuera de la disculpa pública, que el hospital se haga responsable de lo que sucedió. El daño moral como persona, psicológico que nos dejaron".

Ver cobertura completa