Mito o realidad: ¿Mirar un eclipse de sol sin lentes especiales daña la vista?

Mito o realidad: ¿Mirar un eclipse de sol sin lentes especiales daña la vista?

  • Por Javiera Rodríguez

¿Qué pasó?

Todo Chile se está preparando para el eclipse total de sol del próximo 2 de julio, el cual es considerado como el mayor evento astronómico de los últimos años.

A raíz de esto a muchos les ha surgido la duda de si es mito o realidad que mirar el sol durante un eclipse sin lentes especiales puede dañar la vista.

La oftalmóloga de la clínica Las Condes, Marcela Pérez, afirma que esta situación es real, ya que: "se puede producir un daño irreversible en la retina, que es una parte del ojo que es la encargada de partir con el estímulo visual, y se puede producir maculopatía fótica, lo que produce una especie de cicatriz".

¿Cómo tienen que ser los lentes? 

Los lentes para mirar el fenómeno astronómico tienen que estar certificados, filtrando en un 100% los rayos ultravioletas y los rayos visibles que son nocivos para la salud. Además, deben filtrar en un 99.9% toda la luz intensa.

"Mientras dure la fase parcial en que el disco del sol no está completamente cubierto hay que usar lentes especiales. No sirven los habituales lentes de sol que uno usa en la playa", señaló Mario Hamuy, astrónomo de la Universidad de Chile.

MIRA TAMBIÉN: Eclipse solar 2019: Consejos para ver de forma segura el fenómeno astronómico

¿Dónde se pueden conseguir los lentes?

El valor de los anteojos bordea los $2.000 y se pueden comprar por Internet o en tiendas del rubro.

Sin embargo, hay que tener precaución ya que existen falsificaciones que no cumplen con los requisitos necesarios, por lo que se recomienda adquirirlos en establecimientos certificados

Además, el ministro de Ciencias e Innovación, Andrés Couve, indicó que: "Nos vamos a encargar de que los niños que estén en horario escolar a la hora del eclipse tengan acceso a estos lentes".

Eclipse solar

Conforme se acerca la fecha, más expectativa crece en torno al eclipse solar que se llevará a cabo el próximo martes 2 de julio, y el cual se podrá observar a la perfección en gran parte del océano Pacífico, Chile, Argentina y Uruguay.

El evento astronómico tendrá una duración máxima de cuatro minutos y promedio de dos, siendo Chile uno de los sitios más privilegiados para observarlo.