Un niño de 3 años fue diagnosticado con una grave enfermedad en el Reino Unido.

Llevó a su pequeño hijo al doctor al ver un particular cambio en su ojo y recibió una desgarradora respuesta

  • Por Diego Alonzo

"Nunca pensé que sería algo tan serio como lo fue", afirmó Chloe Ross, de 22 años, quien llevó a su hijo al doctor al preocuparse por el cambio que tuvo en uno de sus ojos, aunque su temor aumentó una vez que el pequeño de 3 años, llamado Cayson-Jay Palethorpe, comenzó a tener dolores de cabeza.

En ese instante, la mujer se dio cuenta de que el ojo afectado tomó un color rojo, que estaba inflamado y que había perdido su brillo característico.

Esta serie de síntomas llevó a la madre de Cayson a creer que tenía retinoblastoma, que es considerado un tipo de cáncer ocular y que afecta, recurrentemente, a niños menores de 5 años, informa New York Post.

El diagnóstico final

Chloe explicó que el ojo de su hijo "estaba bastante vidrioso, se veía muy nublado y no era tan brillante en comparación con el otro. Y no hubo mucha reacción a ese ojo, no se movió con el otro, hubo un poco de retraso".

En un principio los doctores descartaron que tuviese algo grave, aunque eso más tarde cambió, una vez que el niño fuese remitido al Hospital Infantil de Birmingham, en el Reino Unido.

 

NY Post

 

En aquel lugar, los doctores descubrieron que la retina de Cayson no estaba unida el tejido circundante, por lo que estaba completamente ciego de ese ojo.

Fue a fines de junio de este año cuando la madre volvió al hospital y los especialistas confirmaron las sospechas de la mujer: Tenía una forma rara de cáncer.

¿Qué dijo la madre del pequeño?

En este sentido, Chloe dejó en claro que "simplemente pensé que eso sería lo que iba a ser y cuando escuché las palabras, mi corazón se hundió. No podía dejar de llorar. Me siento culpable".

No obstante, los médicos le informaron que su hijo necesitaría quimioterapia producto del tamaño del tumor que tenía, el cual, según ellos, era uno de los más grandes que habían visto en mucho tiempo.

A partir de allí, los doctores le hicieron una resonancia magnética a Cayson y descubrieron que su tumor no había crecido de manera sustancial. 

 

NY Post

 

Asimismo, gracias a que su madre logró detectar los signos a tiempo, el niño pasará a someterse a controles regulares, evitando, por ahora, la quimioterapia que le habían recomendado los expertos.

"Estaba llorando. Estaba encantada de que no tuviera que pasar por más sufrimiento del que ya ha pasado... Esa simple operación esencialmente le salvó la vida y lo hizo diez veces mejor", agregó Chloe.

Leer más de