Una joven con úlceras bucales recibió un grave diagnóstico en Inglaterra.

Tenía úlceras en la boca, pensó que se trataba de estrés o resaca, pero en realidad era una grave enfermedad

  • Por Diego Alonzo

Charlotte Wester-Salter, de 27 años, comenzó a tener úlceras en la boca durante el 2018. En ese entonces, el malestar era recurrente, pero lo asoció al cansancio que tenía producto de sus largas jornadas laborales como azafata en Inglaterra.

La joven, que en un principio ignoró el hecho, acudió a su dentista y a su médico general en 2020, puesto que estas úlceras aparecían y desaparecían. Sin embargo, los especialistas le indicaron que el problema se debía a sus muelas del juicio.

Fue en febrero del 2021 cuando, cansada de no tener un diagnóstico certero, recibió atención por parte de los doctores del Hospital St Richards en Chichester, informa NDTV.

El grave diagnóstico

A partir de allí, los médicos la sometieron a una biopsia, la cual consistía en tomar una muestra de tejido de su lengua. El análisis concluyó que tenía un carcinoma de células escamosas, que es catalogado como un tipo de cáncer.

En un comienzo, Charlotte manifestó que "las úlceras siempre aparecían en un área, lo que me pareció extraño. Seguía descartándolo, en mi mente pensé que era solo estrés o sensación de agotamiento. Incluso pensé que era por tener resaca o comer comida picante, lo estaba agravando. Me enderecé los dientes y me empasté, pero nada ayudó".

Al recibir el diagnóstico, la paciente dejó en claro que "simplemente me reí cuando me lo dijeron. Estaba tan sorprendida que no sabía cómo reaccionar. El cáncer era lo más alejado de mi mente".

La cirugía

Más adelante, los especialistas llevaron a cabo una operación que tardó nueve horas y que tuvo como objetivo cortar la parte afectada de la lengua y reemplazarla con un músculo de la zona del muslo.

Tras la exitosa operación, Charlotte demoró alrededor de diez días en poder decir sus primeras palabras. En tanto, otro diagnóstico dio a conocer que el cáncer no había logrado extenderse en su organismo, por lo que no era necesario que se sometiera a otra intervención.

Al día de hoy, la joven sigue una terapia de habla y recurre a un fisioterapeuta que le ayuda a que pueda volver a comer con su nueva lengua y también caminar con su pierna, que quedó afectada tras la cirugía.

Leer más de