Pesaba 44 kilos más de lo permitido: Joven murió tras caer de juego en parque de diversiones Shutterstock / Referencial

Pesaba 44 kilos más de lo permitido: Joven murió tras caer de juego en parque de diversiones

  • Por Ariel Araya

En marzo, Tyre Sampson, de 14 años, falleció trágicamente al caer desde lo alto de una atracción mecánica en un parque de diversiones en Orlando, Estados Unidos.

A casi tres meses del hecho, esta semana se dio a conocer la autopsia de Sampson, la que arrojó que el menor pesaba 44 kilos más que lo permitido para subir al juego, algo que habría incidido en que su citurón cediera y terminara cayendo al vacío. 

La caída

La muerte de Tyre ocurrió a las 23.00 horas del 24 de marzo, al interior del ICON Park de Miami. El adolescente se había subido a la atracción conocida como Orlando FreeFall, una torre de 130 metros de altura cuyos asientos suben hasta la cima y luego caen en picada.

El episodio quedó registrado en un video captado por un testigo en el que se ve cómo la máquina desciende a gran velocidad, pero, antes de llegar a la superficie, Tyre se suelta del asiento y cae, impactando con el concreto y generando la conmoción de los presentes. 

La autopsia

De acuerdo a Univisión, la autopsia realizada al cuerpo de Sampson arrojó que este pesaba 383 libras (174 kilos) y medía poco más de 6 pies de altura (1.8 metros).

Sin embargo, según un manual elaborado por el fabricante de la atracción, Funtime Thrill Rides, el peso máximo permitido para subir al Orlando FreeFall es de 287 libras (130 kilos), es decir, Tyre estaba sobrepasado en 96 libras (44 kilos).

El médico forense detalló que la víctima tenía numerosas fracturas, incluso en la cara, el cráneo, las costillas y las piernas. También tenía laceraciones en la cara, el estómago, los brazos y los pies.

El informe de la autopsia concluyó que la muerte del menor fue causada por un traumatismo por fuerza contundente.

Investigación 

La autopsia formará parte de la demanda de la familia de Tyre por homicidio culposo contra Funtime Thrill Rides, el fabricante; Slingshot Group, el propietario-operador en Florida; y ICON Park, que arrendó el espacio.

Alegan que los operadores de la atracción tendrían que haber sabido que los pasajeros podrían estar "sujetos a riesgos irrazonablemente peligrosos y previsibles, y que podrían resultar lesiones graves y la muerte de los ocupantes de la atracción".

Cabe destacar que, en abril, un informe inicial de ingenieros externos contratados por el Departamento de Agricultura de Florida concluyó que los operadores alteraron las funciones de seguridad en asientos específicos en la atracción, lo que provocó que Tyre Sampson no estuviera asegurado adecuadamente.

Leer más de