Padres intentan vender a sus dos hijas por Facebook y el comprador los delata: Pedían 6.000 dólares por cada una Captura video

Padres intentan vender a sus dos hijas por Facebook y el comprador los delata: Pedían 6.000 dólares por cada una

  • Por Meganoticias

Una pareja en Guayaquil, Ecuador, fue sorprendida por la policía cuando intentaban vender a sus hijas de 3 y 4 años, luego de ofrecerlas a través de una página en Facebook.

Los padres pedían por cada niña 6.000 dólares y fueron engañados por un ciudadano que se hizo pasar por comprador para alertar a las autoridades.

La venta fue frustrada por la policía del Distrito Los Ceibos y por la Unidad Nacional de Investigación y Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Unipen).

Vendían a sus hijas en la red social "por su bien"

La pareja, identificada como Jorge Máximo S. H., de 64 años, y Paula Briggitte M. S., de 23 años, publicó en la red social información sobre la venta de sus dos hijas. Esto llamó la atención de un ciudadano, quien decidió llamarlos para organizar una supuesta negociación.

"De acuerdo con la denuncia presentada y la colaboración de unos ciudadanos, estarían vendiendo a sus hijas de 3 y 4 años por medio de una página en Facebook", informó Víctor Zárate, comandante de la Zona 8 de la Policía Nacional.

"Una de las personas al ver la publicación contactó a los supuestos padres, quienes indicaron que cada niña tenía un valor de 6 mil dólares, para luego hacer la negociación ilícita en una urbanización de la vía de la costa", detalló.

La policía se presentó en el sitio. Practicaron la detención de la pareja y rescataron a las pequeñas, quienes luego fueron llevadas a una casa de acogida, reseña el diario El Universo.

“Llama la atención, como puede ser, que los progenitores pongan a la venta a sus propios hijos, es parte del tejido social que se requiere, sea recompuesto”, reflexionó la autoridad policial.

Al ser interrogados por los cuerpos policiales, los padres de las niñas alegaron que eran procedentes del cantón Playas y que viajaron a Guayaquil para vender a sus hijas “con la intención de darles mejor calidad de vida”.