La misteriosa historia de la Kinoshita Hiroshi

La misteriosa historia de la "sirena" momificada de 300 años: Se dice que comer su carne otorgaría inmortalidad

  • Por Meganoticias

Los misterios de una "sirena" momificada de aproximadamente 300 años, de la que se dice otorga inmortalidad a quienes coman su carne, intentarán ser revelados por un grupo de científicos en Japón, para de una vez por todas conocer su real origen.

Se dice que la criatura de poco más de 30 centímetros fue capturada entre los años 1739 y 1741 en el océano Pacífico, a las afueras de las costas de la isla de Shikoku. Ahora se mantiene en un templo de la ciudad de Asakuchi.

La "sirena" tiene una apariencia humana, lo que se refleja en su cara, sus dientes, dos manos y cabello en la cabeza, pero su particularidad es su cola de pez.

De acuerdo a The Sun, debido a su desconocido origen, investigadores de la Universidad Kurashiki de Ciencias y Artes realizaron un scanner a la criatura para intentar revelar sus secretos.

 

Kinoshita Hiroshi

 

¿Fuente de inmortalidad?

Hiroshi Kinoshita, de la Sociedad Folclórica de Okayama y a quien se le ocurrió el proyecto, señala que este "raro objeto" puede tener alguna significancia religiosa. "Las sirenas japonesas tienen una leyenda de inmortalidad. Se dice que si comes la carne de una sirena, nunca morirás", explicó.

"Hay una leyenda en muchas partes de Japón acerca de una mujer que accidentalmente comió la carne de una sirena y vivió 800 años", agregó.

En era del coronavirus, el folclore sugiere también que una sirena podría ser un presagio siniestro. "También existe la leyenda de que una sirena predijo una enfermedad infecciosa", dijo Kinoshita.

No está claro cómo la "sirena" llegó al templo Enjuin de Asakuchi, pero su sacerdote principal, Kozen Kuida, dice que esta se puso en una vitrina hace 40 años y que ahora se la mantiene en una caja fuerte a prueba de fuego.

"La hemos adorado, con la esperanza de que ayude a aliviar la pandemia de coronavirus, aunque sea un poco", dijo a Kuida al periódico japonés The Asahi Shimbun.

 

Kinoshita Hiroshi

 

 

Origen desconocido

Sin embargo, Hiroshi Kinoshita cree en un origen más pragmático, ya que piensa que la "sirena" fue confeccionada durante el periodo Edo, una era de la historia japonesa entre los años 1603 y 1867.

"No creo que sea una sirena real... Creo que está hecho de animales vivos y nos gustaría identificarlos mediante tomografías computarizadas o pruebas de ADN. Parece un pez con escamas en la parte inferior del cuerpo y un primate con manos y cara en la parte superior del cuerpo", dice.

Los investigadores de la Universidad Kurashiki de Ciencias y Artes publicarán sus resultados en algunos meses más, por lo que aún habrá que esperar un tiempo para conocer el misterioso origen de esta "sirena" momificada de alrededor de 300 años.

Leer más de