MegadenunciasEscríbenos aquí
Unsplash
  • Mundo

"Fue lo peor que me pasó en la vida": Joven terminó en prisión al ser confundido con el abusador de una niña

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Un joven de 22 años estuvo privado de libertad durante dos semanas por una equivocación, luego que lo confundieran con el abusador de una niña de tres años solo porque ambos tenían el mismo nombre.

El hecho ocurrió en la localidad de Misiones, en Argentina, mientras Neris Gabriel Ferreyra trabajaba, momento en el que la policía apareció para detenerlo y encarcelarlo.

Fueron 17 días, pero a mí me parecieron mil. Hay gente que hizo las cosas muy mal. Me causaron mucho daño a mí y a mi familia. Acusarme de algo tan grave. No me entraba en la cabeza. Fue una pesadilla”, manifestó el joven. 

Afortunadamente, debido a la presión de su familia y el apoyo jurídico, pudo quedar libre otra vez.

Los hechos

La investigación se abrió a fines de noviembre de 2019, cuando una mujer se presentó en la Comisaría de la Mujer de Oberá y denunció que su cuñado "Chuvi" había abusado sexualmente de una niña de tres años. Además, dijo que los amenazó a todos para que no hablaran.

Dos años después, el 30 de agosto pasado, detuvieron Neris Ferreyra cuando se desempeñaba como albañil en la casa de una oficial de la Comisaría de la Mujer.

“Un par de días antes la señora me preguntó mi nombre y apellido y le dije. El 30 estaba 'laburando' en la casa, llegó un patrullero y me dijeron que estaba detenido. Yo no entendía nada. Después me dijeron que me acusaban de abusar de una criatura, lo peor que puede hacer un hombre. Ahí sí que me desesperé. Fue lo peor que me pasó en la vida”, detalló al medio El Territorio. 

“A la oficial le sonó mi nombre y apellido y pensó que me buscaban a mí, pero nada que ver. Hubieran investigado bien antes de acusarme y meterme preso por algo tan grave”, añadió el afectado. 

La madre de Neris acudió ante las autoridades para exigir la liberación de su hijo e indicar que el verdadero culpable del abuso sexual de la menor era otro.

Incluso, la mujer le entregó datos a la justicia sobre lugar donde vivía el criminal, sin embargo cuando fueron a detenerlo, éste ya no se encontraba en el domicilio.

“Fue una pesadilla. El martes le escribí a mi señora que no aguantaba más tanta injusticia. Gracias a Dios mi familia se movió y se pudo aclarar todo”, relató el joven.

Pese a que está libre, seguirá vinculado a la investigación. Las autoridades de Argentina siguen tras la pista del verdadero abusador, quien se encuentra prófugo.

Ver cobertura completa

Leer más de