Instagram @probably.paige
  • Mundo

"Necesitaba sobrevivir": joven sufre amputación de una pierna tras ser atacada por un tiburón

  • Por Meganoticias

Una joven estadounidense de 19 años fue víctima de un trágico hecho, luego de que fuera atacada por un tiburón mientras se bañaba con su familia en una de las playas de Carolina del Norte.

Debido al ataque, Paige Winter perdió su pierna izquierda y dos dedos del pie derecho. Según su relato, el tiburón atravesó su pierna “como una trituradora de papel”, sin embargo aseguró que “no le guarda rencor”, de acuerdo a lo señalado en un capítulo de la serie "Sharkfest", de National Geographic. 

El día del ataque

El dramático episodio que casi le cuesta la vida sucedió en 2019, pero hace poco su testimonio otra vez adquirió notoriedad pública. En ese entonces, Paige tenía 17 años, y junto a su familia habían decidido pasar un día agradable. “Habíamos ido a la playa con mi papá, mi hermana, mi mejor amiga y la novia de mi papá con su hijo pequeño. Todos decidimos meternos en el agua", contó la joven, de acuerdo al medio Crónica.

"Nos metimos bastante adentro, pero era poco profundo, yo siempre me quedo hasta donde puedo tocar el suelo”, añadió, y fue ahí cuando comenzó la pesadilla. "De pronto, salté en el agua y sentí que alguien me agarraba el tobillo", relató la joven. 

Durante los primeros segundos, Paige creyó que se trataba de su padre. "Él y yo siempre hacemos eso: nadamos bajo el agua para agarrarnos de las piernas. Primero pensé que era él, pero estaba siendo demasiado doloroso”, aseguró Winter en el programa de National Geographic.

Luego me arrastraron bajo el agua y ahí pensé: ‘Esto no está bien’. Me tomó un segundo darme cuenta: ‘Dios mío, es un tiburón’”, sostuvo Winter. “Era como una película de terror”, añadió. 

"Necesitaba sobrevivir"

Según su relato, el tiburón comenzó a agitarse "como cuando un perro juega con una cuerda y la sacude de un lado a otro. Me estaba haciendo eso en la pierna”. Fue en ese momento, en el que ella intentó abrirle la boca al animal como "si fuera una trampa para osos”. El tiburón la soltó momentáneamente, pero luego le mordió los dedos del pie derecho.

 

“Por un segundo me resigné a que ese fuera el final, pero enseguida pensé que no, que necesitaba sobrevivir”, continuó la joven. Tras el ataque, a Paige le amputaron la pierna izquierda y dos dedos de la derecha.

Pese a que su vida cambió para siempre, no siente odio hacia el animal. “No estoy enojada con el tiburón. Él también pudo haber tenido un mal día”, bromeó.