Provecho de principio a fin: El cuesco de la palta tiene gran cantidad de beneficios Unsplash

Provecho de principio a fin: El cuesco de la palta tiene gran cantidad de beneficios

  • Por Meganoticias

La palta es una fruta con amplias propiedades nutritivas, que se ha convertido en uno de los ingredientes favoritos de cualquier cocina. Pero sus bondades van más allá, pues hasta el cuesco o semilla alberga muchos beneficios.

También conocido como aguacate, ofrece bondades a la salud cardiovascular, del sistema nervioso central y la vista. Asimismo, ayuda a mejorar la apariencia de la piel y contribuye en la lucha contra la caspa, al proporcionar hidratación, según Salud180.

Por si fuera poco, es un producto recomendado para los pacientes diabéticos, debido a que tiene importantes aportes de fibra, no aumenta el azúcar y constituye una fuente de grasas saludables.

Estos son los beneficios del cuesco de palta

La utilidad de la palta es total, pues en el cuesco también hay múltiples beneficios que se pueden aprovechar. La piel es una de las primeras beneficiadas tras su uso, por la gran cantidad de antioxidantes que provee y que neutraliza los efectos de radicales libres, informa RCN.

Asimismo, ayuda a combatir los problemas del asma, gracias a sus aportes de vitamina C y E, las propiedades antiinflamatorias que posee y el mejoramiento de la función inmune, lo que deriva en una optimización del organismo en su lucha contra situaciones respiratorias.

También posee una gran cantidad de ácidos grasos, que mejoran el sistema cardiovascular, ayudan a reducir el colesterol malo, aumentan los niveles de colesterol bueno y generan un efecto de saciedad que, a su vez, mejora el tránsito intestinal.

Un aliado de la belleza y la salud

Los beneficios del cuesco de la palta cubren casi por completo al organismo. Otros de sus efectos son la prevención del envejecimiento capilar y la sensación revitalizante, que sirve contra el agotamiento o cansancio, según Mejor con Salud.

Las formas de consumir esta semilla son muy variadas, pero en la mayoría de los casos se tiende a retirar la capa fina marrón que la cubre, rallar el cuesco y tostar a fuego bajo.

Con esa preparación rojiza se pueden preparar infusiones, agregar en forma de guarnición en la comida o pulverizarla con un molino, después de tostar bien, para conservarla en polvo y usarla al gusto.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Calidad de Vida