¿Qué hay detrás de los

¿Qué hay detrás de los "Robos de alta costura"?: Serían por encargo y para reducir las prendas en el extranjero

  • Por Nicolás Díaz / Tamara Vilogrón

¿Qué pasó?

No una, sino que dos veces fue asaltada en los últimos días la tienda de ropa de lujo de Sarika Rodrik, en Las Condes. Estos cinematográficos atracos, con gran violencia y balacera incluida, hacen preguntarse cuál es la motivación detrás de estos delitos.

"Robos de alta costura"

Eran pasadas las 14:00 horas cuando un grupo de cinco delincuentes asaltó la tienda de Sarika Rodrik en Isidora Goyenechea, el pasado miércoles. Provistos de armas de fuego, cuatro de estos sujetos sustrajeron un botín avaluado en más de $100 millones, para después escapar rápidamente a bordo del auto que piloteaba un quinto antisocial.

Tan solo cuatro días antes, el sábado 23 de abril, en un asalto de similares características y en la misma tienda, otro grupo de asaltantes lograba llevarse mercancía que se evaluó en alrededor de $400 millones.

El alto costo de estas prendas pone de manifiesto el lucrativo negocio que hay detrás de estos "robos de alta costura", los cuales, según los expertos, serían por encargo y principalmente para comercializarse en el extranjero.

Reducción en el extranjero

Uno de los primeros focos relacionados con el robo de productos de alta gama tiene que ver con el factor de ostentación, la cual no solo es en poseer estas prendas, sino también el estatus delictual que da realizar este tipo de delitos.

"Son marcas que representan mucho dinero y representan mucho interés. Además, para el delincuente es ostentar. O sea, no es lo mismo ir a robar una prenda al Biobío, que robarle una prenda a Sarika Rodrik. Eso también tiene que darle un cierto estatus en la estratosfera delictual", dijo el diseñador Ricardo Oyarzún.

Pero más allá de estas primeras motivaciones, estos productos tienen un lucrativo "mercado negro" en el extranjero, en donde las prendas son reducidas rápidamente tras ser sustraídas en territorio nacional.

"Las especies las reducen rápidamente, hay veces que ya tienen un comprador. El líder, por lo general, ya tiene ese contacto y hace el negocio, no va nadie más de la banda, ya que estos reducidores compran a gran volumen y por lo general tratan de protegerlos para no ser detectados o identificados por la policía", señaló el subprefecto (R) Cristián Vásquez de Seguridad de Las Condes.

"No podemos excluir en ese encargo a algún narcotraficante, que quiera justamente utilizar y darse el lujo de tener acceso a esta ropa, o simplemente es parte de una organización criminal que ya tiene planificado llevarse esto fuera del país", complementó el doctor en Criminología Mauricio Valdivia.