Imagen referencial Agencia Uno

Gendarmería investiga presencia de mujer en "fiesta" en cárcel de Valparaíso

  • Por Javiera Ponce

Seguir

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

Una pandereta de no más de dos metros de alto es lo que marca el límite entre el Complejo Penitenciario de Valparaíso y la calle. Por ahí se puede hacer fácilmente ingreso a algunas dependencias que, si bien no albergan a población penal, son parte de los dormitorios y espacios de descanso de los gendarmes.

A ese recinto fue al que una joven de iniciales P. B.C.C habría tenido acceso sin inconvenientes el pasado miércoles 21 de agosto, cuando, según su declaración, funcionarios la invitaron a "vacilar al establecimiento penal".

Así consta en el documento que el oficial de guardia del complejo hizo llegar al Alcaide para dar cuenta de los hechos, donde se indica que "siendo aproximadamente las 04:39 horas, ingresa al hall del guardia la ciudadana P.B.C.C consultado dónde se encontraba el acceso al penal para poder retirarse".

Mantenía hálito alcohólico

Una situación que llamó la atención del gendarme de turno, pues se trataba de "una desconocida": no era visita, ni interna. Estaba desorientada, indica el documento, y añade que mantenía un "fuerte hálito alcohólico".

Al ser consultada por el funcionario sobre cómo había logrado entrar y en qué contexto, la mujer sostuvo que "se encontraba momentos antes al interior de las dependencias del personal", explicando que gendarmes la invitaron al recinto a continuar compartiendo después de encontrarse en el centro de Valparaíso.

Cuestionamientos a la seguridad

La situación de inmediato encendió las alarmas en torno a la seguridad del recinto y el comportamiento de los gendarmes, por lo que Gendarmería instruyó un sumario administrativo y una investigación interna para aclarar los hechos que, eso sí, quedaron registrados en algunas de las cámaras de seguridad de la cárcel. Así lo confirmó el Director Regional de la institución, coronel Alejandro Troncoso Chaparro, quien enfatizó que es "imposible" que la mujer haya tenido contacto con la población penal y que, efectivamente, "habría saltado por una pandereta al igual que él o los funcionarios que la habrían acompañado".

Gendarmería no descarta que tras la finalización de la indagatoria interna los funcionarios involucrados puedan ser dados de baja, pues "si los fundamentos y todas las pruebas que hemos puesto a disposición así lo ameritan, ojalá así sea, para que esto sea un ejemplo. La institución no permite y rechaza categóricamente este tipo de actitudes", puntalizó.

Compartir

Temas de esta nota