Ministro del Interior, Andrés Chadwick / Agencia Uno

Gobierno califica de "presión indebida" el ultimátum: Diálogo debe ser con directora nacional de Gendarmería

  • Por Oliver Rodríguez

"Este Gobierno va a hacer siempre respetar la autoridad. Los dirigentes de Gendarmería saben que el respeto a la autoridad es conversar primero con la directora de Gendarmería".

Con esas palabras, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, se refirió al utimátum enviado por los funcionarios de Gendarmería durante este lunes tras la detención de su colega de Santiago 1 Héctor Palma. Los dirigentes de la colectividad solicitan una modernización del sistema carcelario, una mayor dotación de funcionarios y el fin a la criminalización de la carrera. 

Manifestando su esperanza de que la colectividad pueda "reflexionar y sentarse a la mesa" con la autoridad correspondiente, es decir, con la directora nacional, pues, "el ministro de Justicia está desarrollando el vínculo y la relación como corresponde con Gendarmería", aunque no descartó que luego de conversar con la mandamás de la institución, puedan sentarse a conversar con el Gobierno.

MIRA TAMBIÉN: Apremios, detenidos y reacción del Gobierno: Lo que se sabe del ultimátum de Gendarmería

En ese sentido, calificó el ultimátum de los gendarmes como una "presión indebida", aunque, eso sí, admitió que es necesaria una modernización de "nuestras instituciones, dentro de ellas también Gendarmería". Con todo, reiteró que "para este Gobierno presiones o amenazas están fuera de lugar". 

Fue este lunes cuando los funcionarios de Gendarmería emitieron un ultimátum de 24 horas para hacer llegar sus demandas al ministro de Justicia, Hernán Larraín, de lo contrario, procedería un paro nacional. Su petitorio consta de tres puntos: modernización del sistema carcelario, una mayor dotación de funcionarios y el fin a la criminalización de la carrera. 

"Se culpa a los gendarmes de la precariedad del sistema, pero el Estado aún no ha entregado los recursos necesarios", argumentan.