Fue al baño por un dolor de estómago pero se dio cuenta que estaba embarazada y dio a luz a un bebé Kennedy News and Media

Fue al baño por un dolor de estómago pero se dio cuenta que estaba embarazada y dio a luz a un bebé

  • Por Ana María Lizana

Lucy Jones, de 22 años, es asistente de vuelo y tras sufrir un fuerte dolor de estómago, se dio cuenta de que estaba embarazada tras dar a luz en el baño de su casa en Bristol, Inglaterra.

La joven, si bien pensaba que se trataba de dolores menstruales, acabó por enterarse ahí mismo que se trataba de un embarazo, pese a tener tests de embarazo negativos y no haber presentado ningún síntoma.

Por su trabajo, debió someterse a exámenes médicos -cuando ya llevaba ocho meses de embarazo- y los mismos profesionales de salud que la atendieron, la declararon apta para continuar su trabajo volando.

"No tenía panza"

La joven azafata habló con Kennedy News sobre esta experiencia, asegurando que nada hacía pensar que estaba embarazada.

Lucy afirma que "no tenía panza, ningún síntoma y tenía la regla todos los meses. Tuve dos pruebas de embarazo negativas. Tendría ocho meses de embarazo cuando fui al médico y me hice las pruebas para ingresar como tripulante".

A ello, agrega que "el médico me presionó todo el estómago y el cuerpo y nadie sospechó nada. Seguía tomando las pastillas anticonceptivas. Las tomaba todos los días desde hace 7 años".

Posteriormente, volvió a casa y fue cuando comenzó a sentir dolores de estómago y de espalda. Aquello lo atribuyó a que podía llegar su periodo. Fue ahí cuando sintió la necesidad de ir al baño.

"¡Hay un bebé!"

Corriendo al baño, Lucy se sentó y se dio cuenta de que se trataba de un bebé cuando vio al recién nacido, a quien llamó Ruby.

"No sabía que estaba embarazada hasta que vi al bebé. Cuando mis padres llegaron estaba gritando como una histérica y diciendo ‘hay un bebé', y ellos esperaban que fuera un aborto espontáneo, no un bebé de dos kilos en el medio de la cocina", cuenta sorprendida.

Posteriormente, al repentino nacimiento, Lucy envolvió a Ruby en una toalla y la colocó en el lavaplatos de la cocina. Luego de avisarles a sus padres, estos llamaron a una ambulancia. Los paramédicos también quedaron atónitos al atender la emergencia.

Cuando llegaron sus padres, explicó que todo se volvió “borroso” debido al impacto del momento. Lucy afirma no recordar lo que sucedió después y recuperó algún tipo de conciencia una vez que se despertó en el hospital esa misma tarde.

"Incluso ahora como familia, todavía no podemos entender lo que sucedió. Todavía hay momentos en los que estamos como 'wow'. Es una de las historias sobre las que lees, pero nunca piensas que serías tú, tu amigo o alguien que conoces", señala.

Leer más de