Una mujer canadiense sufrió un infarto cerebral y perdió el apetito por más de un año Referencial Pexels
  • Mundo

Una mujer canadiense sufrió un infarto cerebral y perdió el apetito por más de un año

  • Por Meganoticias

Un particular caso médico, que además motivó una investigación en la revista Neurocase, se dio en Canadá: una joven perdiera el apetito luego de sufrir un infarto cerebral.

Este caso es el primer reportado a nivel mundial y la investigación fue liderada por el Dr. Dang Khoa Nguyen de la Universidad de Montreal.

Dang Khoa Nguyen descubrió el accidente vascular luego de que la joven de 28 años ingresara a la clínica con una parálisis de lado derecho del cuerpo, presentando también alteraciones al habla.

No sentía la sensación de hambre

Pasó cerca de 11 días en hospitalizada y pese a que se recuperó del infarto, no volvió a sentir la sensación del hambre. De esto se dio cuenta apenas pasados seis meses del accidente.

Los primeros indicios fueron cuando comenzó a saltarse comidas sin siquiera notarlo, lo que atribuyó directamente al cansancio y fatiga tras el infarto, no obstante, al repetirse durante meses, decidió buscar ayuda.

Fue entonces que la mujer decidió acudir al médico e informar a los médicos de la extraña situación que le estaba afectado.

Llegó a perder 13 kilos

Los especialistas de la Universidad de Montreal la examinaron y fue que descubrieron que su cuerpo no emitía ninguna señal fisiológica que diera señales de apetito.

Pese a que no perdió el gusto u olfato, sí la pérdida de apetito provocó que sus comidas favoritas ya no fuesen tan placenteras como antes.

En el lapso de quince meses, la mujer llegó a pesar 60 kilos al haber perdido 13 kilos. Asimismo, fue la única "secuela" que experimentó del infarto cerebral.

La pérdida del hambre no se atribuyó a medicamentos, uso de sustancias o un trastorno clínico, y duró un período de 15 meses”, enfatiza el estudio.

Como se especifica en el estudio, el lóbulo insular generalmente evalúa el estado fisiológico del cuerpo, desempeñando un papel importante en el procesamiento de las señales gustativas y participando en el control del apetito.

Leer más de