La transformación del Ken humano a mujer: Ha invertido más de 100 mil euros Instagram

La transformación del Ken humano a mujer: Ha invertido más de 100 mil euros

  • Por Meganoticias

Su nombre de nacimiento es Rodrigo Alves y se hizo conocido a nivel mundial por gastar más de 650 mil dólares en cirugías plásticas para cambiar su aspecto físico y parecerse al famoso muñeco Ken.

Pero Rodrigo, de 37 años, no estaba satisfecho con esa impresionante transformación. Su deseo era convertirse en mujer y para eso debía hacer nuevos cambios en su cuerpo.

La primera etapa: Ken

La primera cirugía de Rodrigo Alves fue en la nariz, según contó a The Sun de el Reino Unido, y ocurrió cuando tenía la edad de 19 años. Para ese entonces el joven admitió que sintió la necesidad de trabajar para obtener una figura masculina perfecta.

"Para mí, la perfección es tener una simetría, una cara cincelada, hombros anchos, una figura delgada, una mandíbula prominente, abdominales definidos y un pecho en proporción", dijo.

Entre los cambios para transformarse en Ken el joven nacido en Brasil, y que actualmente vive en el Reino Unido, se realizó implantes de cabellos, levantamiento de cejas, ojos y orejas, rediseño de mandíbulas y mejillas. También le inyectaron rellenos en los hombros, bíceps, tríceps y abdominales, mientras el "six pack" es pura cirugía plástica.

Jessica Alves

En 2019 Rodrigo se dio cuenta de que era transgénero y decidió someterse a otras cirugías para realizarse una nueva transformación, ahora en Barbie. En julio de este año sorprendió al mundo con su nueva apariencia y nuevo nombre. Ahora es conocida como Jessica.

Ha invertido más de 100 mil euros para su transición al cuerpo femenino que incluye botox, relleno, implantes de senos, reducción de mentón, relleno de labios y estiramiento facial.

"Todavía tengo más cirugías reservadas, pero tengo que recuperarme y aumentar de peso, ya que necesitan más grasa para quitar y poner en mis caderas", añadió. Indicó que aún requiere más cambios para parecerse a Barbie, como implantes en los glúteos, extensiones de cabello e incluso cirugía en los genitales.