"Estamos angustiados": Joven de 31 años salió rumbo a su trabajo y nunca más volvió a su casa

  • Por Diego Alonzo

La familia de Araceli Arancibia, de 31 años, se mantiene preocupada, puesto que ha pasado una semana desde su desaparición y aún no hay información certera acerca de su ubicación, la cual se perdió una vez que salió rumbo a su lugar de trabajo el martes de la semana pasada en San Miguel.

La ruta de la joven comenzó ese día a las 18:30 horas, cuando caminó hacia el paradero de micro para ir al supermercado, lugar donde trabaja. Sin embargo, una hora después, llamó a su madre para avisarle que tenía poca batería.

A raíz de lo anterior, le comentó que cuando llegara intentaría conseguirse un cargador para avisarle que estaba todo en orden. Este fue su último mensaje, puesto que nunca más volvió a contactarse con ella.

Cuando ya eran las 08:00 horas del día siguiente, Araceli ya debía estar en su hogar, pero no llegó, lo que activó las alarmas en la familia. Así fue como más tarde el propio círculo cercano de la joven corroboró que finalmente no se presentó en el supermercado.

"Estamos preocupados"

Millaray Arancibia, hermana de Araceli, explicó que, a una semana de la desaparición, la familia no ha tenido novedades de la joven: "Hasta el momento ni Carabineros ni PDI ha llegado aquí a consultarnos o pedir información. La única comunicación que tenemos con ellos es por WhatsApp", sostuvo.

"Nosotros como familia estamos preocupados y angustiados. Yo descargué una aplicación de rastreo. La compré y pagué. A mí la ubicación de ella me tira en una casa de seis o siete cuadras desde donde ella iba a trabajar, por la misma avenida, en San Miguel", detalló.

En esta línea, remarcó que "como familia, no podemos meternos a la casa y buscar, no podemos... Puede ser que haya pasado por afuera, pero no sabemos, porque no somos expertos. No tenemos las aplicaciones para buscar el punto exacto".

Un video clave

Por otra parte, un video de las cámaras de seguridad captó los últimos momentos de la joven antes de su desaparición. En aquella oportunidad, ella iba caminando por la calle mientras, un poco más atrás, transitaba un hombre, que, al parecer, la habría estado siguiendo, lo que no ha sido confirmado.

"Ese hombre llega con mirada sospechosa, se instala en la esquina, ve la hora, anda con un audífono, empieza a comunicarse, se arregla el gorro, Empieza a hacer señas, viendo por dónde sale. Estuvo 40 minutos ahí. Pasaron tantas micros y tantos autos y el hombre nunca se movió de ahí. Miraba para arriba y para abajo, entonces, cómo no voy a sospechar", manifestó Millaray.

Por último, la joven afirmó que "cuando mi hermana comienza a caminar más lento, él para la caminata y empieza a caminar mucho más lento, entonces, son dudas".

Leer más de