Casa donde fueron encontrados los abuelitos desnutridos / Ahora Noticias

Encuentran a personas de tercera edad desnutridos y abandonados en casa de Viña del Mar

  • Por Rodrigo Miño

Durante la noche de este domingo, personal de SAMU y Seguridad ciudadana de Viña del Mar, acudieron a un llamada de denuncia donde personas de la tercera edad se encontrarían abandonados al interior de una casa ubicada en calle Los Acacios.

Una vez que llegaron al lugar, los asistentes médicos solicitaron la presencia de Carabineros, ya que notaron que dentro del domicilio particular habían dos personas, una de 76 y otra de 86, en estado de desnutrición, por lo que debieron ser trasladados al Hospital Gustavo Fricke.

MIRA TAMBIÉN: Encuentra sin vida a mujer de tercera edad al interior de una tinaja en Puyehue

Matías Fernández, capitán oficial de ronda de la prefectura de la Ciudad Jardín, comentó que "obviamente hay una vulneración a los derechos de las personas de la tercera edad, porque están en completo abandono, y el lugar donde residen estas personas no es un lugar destinado para poder atenderlos. Es solamente un arriendo que pagan ambas personas y no es una asilo".

Sin embargo, el funcionario sostiene que "el dueño de la casa no podría tener una responsabilidad, porque no es una casa habilitada para dicho efecto de cuidados especiales. Solamente ellos son arrendatarios de las personas que están en las piezas. No obstante, Carabineros va a realizar la denuncia correspondiente por vulneración de derechos de las dos personas de la tercera edad".

"DE LA NOCHE A LA MAÑANA QUEDARON ASÍ"

Tras las denuncias, el propietario de la casa identificado únicamente como Patricio, argumentó que los afectados "como que no quisieron comer más", y sostuvo que anteriormente, tenían una vida totalmente independiente.

"Don Mario (86) siempre ha ido a cobrar su pensión, porque un taxista de la plaza Miraflores lo lleva y lo trae", afirma.

Mientras que "don Enrique debería estar a cargo de su señora, porque la señora tiene un gran negocio, una buena casa, cuatro hijos, nietos y un bisnieto. Y yo fui a casa de ella, conversé hace como dos años, y me dijo 'no quiero ver a ese hombre, pero voy a hablar con mi hijo para ver qué solución le podemos dar a esto'".

"Ellos no llevaban tanto tiempo en este estado (...) como que últimamente de la noche a la mañana, le dio como un bajón y quedaron así. Entonces ahí empecé a moverme antes que viniera la asistente social. Cuando llegaron aquí, ellos llegaron buenos y sanos como todos los que estamos aquí", finalizó.