AFP

Amigo de chilenos detenidos en Malasia relató cómo sucedió la muerte que los puede llevar a la horca

  • Por Juan Fernández

Luego que se conociera la situación de dos chilenos que están detenidos desde agosto de 2017 en Kuala Lumpur, Malasia, quienes podrían ser condenados a muerte en el juicio por homicidio de un ciudadano malasio, un amigo de los implicados relató el horror que han vivido Fernando Candia y Felipe Osiadacz en dicho país.

Fue así que Rubén Parra relató que después de viajar a Nueva Zelanda, Candia, Osiadacz y otro amigo tenían como objetivo conocer Malasia, pero solamente los dos primeros pudieron llegar, ya que el tercer participante decidió quedarse en Oceanía tras sufrir un accidente automovilístico.

Ya en suelo malasio, en su primera noche, salieron a comer y luego de un tiempo uno de ellos decidió regresar al hostal, para ser imitado inmediatamente por su otro compañero.

Nota

Precisamente en el regreso al hotel fue que un individuo los siguió, incluso entrando hasta el lobby del recinto hotelero, seguramente para atacarlos y asaltarlos.

"Cuando entran al lobby se puso más agresivo y ahí estaban los dos. Se pone más agresivo, entran en un discusión y el tipo rompe un espejo de la recepción del lugar y lo ataca con un pedazo de vidrio", cuenta Parra, amigo de ambos detenidos, a Canal 13.

"Ante ello, obviamente que ellos se defienden. Lo reducen, lo tiran al piso y uno de ellos se pone sobre su espalda tomándole las manos en la espalda de manera que el tipo se calme y pueda llegar la policía", agrega.

"Empiezan a gritarle al recepcionista, a gritarle que llame a la policía. El tipo que estaba en la recepción era una persona china, entonces yo no sé si por problemas de idioma se demoró mucho, dicen que 20 minutos. Y después de eso fueron 30 minutos en que llegara la policía", prosigue Parra.

"Una vez que llega la policía ellos recién ahí se dan cuenta que la persona había fallecido. Ellos, como digo, no saben la razón por la que murió, porque ellos solamente lo tenían sujetado contra la pared de manera de tenerlo reducido", detalló.

DESATADA LA PESADILLA

Fue precisamente en ese instante que se inició una verdadera pesadilla para Candia y Osiadacz, quienes llegaron hasta Malasia sólo pensando en disfrutar de su viaje soñado, el cual de un momento a otro se tornó en la peor experiencia de sus vidas.

"Cuando llegó la policía se sentían víctimas. Nunca se les pasó por la mente que estaban cometiendo un delito", afirma Parra.

Tras el incidente, la policía los tomó detenidos y ellos accedieron pensando en que sólo era un procedimiento de rutina, pero estuvieron presos dos semanas sin que pudieran tomarles una declaración, seguramente aprovechándose de los inconvenientes que tenían para comunicarse.

Luego de aquello, el mismo policía que los detuvo les informó que estaban siendo acusados de asesinato y que se les vendría un juicio.

Dicho juicio estaba dispuesto para comenzar hace meses, pero por una u otra razón éste se ha ido aplazando, siendo julio el mes donde podría producirse finalmente dicho proceso.

En el juicio, los chilenos arriesgan ser condenados a pena de muerte, lo que podría significar que mueran en la horca, aunque ante aquel veredicto podrían optar a ser indultados.