Facebook Marce Pineda
  • Mundo

"Ayúdeme, que me voy a desmayar": Madre e hija mueren en el desierto y rescatan a niño de 3 años

  • Por Meganoticias

Una mujer colombiana, identificada como Claudia Marcela Pineda, intentaba llegar a los Estados Unidos junto a sus hijos de 3 y 11 años cuando se perdió en el desierto de Yuma, en Arizona. Desde allí realizó una llamada pidiendo auxilio a los servicios de emergencias, pero ella y su hija murieron. Su hijo de 3 años fue rescatado.

Pineda fue dejada a su suerte en el desierto por un contrabandista junto a sus dos hijos, quienes le pedían comida a punta de llanto, según se puede constatar en una llamada de emergencia que realizó, el jueves 26 de agosto de 2021, para solicitar ayuda al Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo, Coordinación e Inteligencia de Sonora, México, detalló Univisión.

Cuando llegaron al sitio, las autoridades hallaron muertas a Claudia y a su hija, María José, pero el hijo menor de la mujer, Cristian Pinzón, logró sobrevivir a las extremas temperaturas y fue trasladado a un hospital en Arizona, donde actualmente se encuentra bajo cuidado médico, destacó la revista Semana.

Su teléfono se apagó antes de morir

“Fue abandonada en el desierto por las personas que ella contrató para cruzar hacia Estados Unidos. Nos llama a la línea de emergencia del 911, se registran los datos, no se puede establecer una buena comunicación ya que tenía 3% de pila”, señaló Guadalupe Lares, la coordinadora de la línea 911 en Sonora que atendió la llamada de Claudia.

Con una gran desesperación y con sus últimas energías, Pineda logró aceptar el mensaje que el operador de la línea le envió por WhatsApp para que pudiera indicar su ubicación exacta. Sin embargo, su teléfono se apagó, situación que complicó más la búsqueda.

Hugo Pinzón, el esposo de Claudia, que vive en los Estados Unidos, actualmente se encuentra a la espera de que le entreguen las cenizas de la mujer y de la niña. Además, quiere recuperar a su hijo, pero deberá someterse a una prueba de ADN para comprobar que es su padre, reseñó el portal de Caracol.

“Fue el amor de querer traer a mi hijo a los Estados Unidos”, dijo Pinzón. “Eso fue un milagro de Dios, de vida, porque mi esposa dio la vida para traerme al pequeño, a mi hijo, para que me conociera. No lo conozco aún en persona”.