Mucho Gusto

"¿Puedo ir a verlo más tarde?": Las llamadas entre la carabinera acusada por cohecho y un imputado por tráfico

  • Por Julieta Garagay

Una funcionaria de Carabineros fue formalizada el pasado lunes 25 de julio por el delito de cohecho agravado y violación de secreto, ya que fue descubierta entregando información confidencial a un hombre imputado por narcotráfico

La ahora exuniformada Camila Cáceres habría entregado antecedentes clave e, incluso, armamento a cambio de "favores sentimentales" a Roberto Soto, imputado por narcotráfico.

El ilícito se habría registrado en 2020, mientras Camila Cáceres se desempeñaba en la Primera Comisaría de Angol, en la Provincia de Malleco, Región de la Araucanía. Ambos se conocieron en el proceso de investigación de Roberto Soto.

Una de las pruebas que se manejan son escuchas telefónicas registradas el 14 de julio de 2020 entre ambos imputados, a las que Mucho Gusto tuvo acceso exclusivo

Aviso de visitas

Según los audios, Camila Cáceres avisaba a Roberto Soto, que tenía arresto domiciliario, cuándo y a qué hora lo visitarían Carabineros para controlarlo. La conversación fue la siguiente: 

- C: Me van a avisar cuando vayan sí po. A tu casa, no los polis que van sí po. Otros que igual tienen cacho de eso. Pero no es de los que van porque esos son como correctos, no se corrompen cachái. Por lo menos no me han avisado, oiga lo voy a llamar al loco pa saber. 

- R: No han venido. 

La llamada continúa:

- C: Hola, ¿Cómo está?

- R: Bien.

- C: ¿Y por qué me habla tan así? 

- R: Jajaja. 

- C: Jaja, tonto. 

- R: ¿Qué pasó?

- C: Oiga no, es que hoy día es probable que no... vaya, ¿me entendís o no?

- R: Ya. 

- C: ¿Ya, me entiendes?

- R: Sipos, ya, si cache.  

"Favores sentimentales" 

A cambio de la información, Roberto Soto debía visitar a Camila Cáceres en los días en los que los uniformados no concurrían a su casa. Este sería el hecho considerado como delito de cohecho pasivo agravado por la fiscalía, ya que ella habría solicitado un beneficio a cambio de información secreta.

- C: Hola, ¿Cómo estás?

- R: Bien, ¿Y usté cómo está?

- C: Bien. Oiga, ¿Puedo ir a verlo más tarde en la noche?

- R: No sabría decirle, porque tenemos visita. 

- C: Pero un ratito afuerita, jajaja, ahí donde siempre (...)

- C: Ya oie, ¿Entonces no se puede?

- R: Pucha, así al tiro no sé, pero si me arresta un ratito a la esquinita afuera, todo se puede hacer. 

- C: Igual piola, ya, pero tiene que ser más de noche sí, más oscurito. Ya cuídate loquillo, ahí te voy a estar avisando. 

Otras exigencias

De acuerdo a la investigación del Ministerio Público y Carabineros, el imputado por narcotráfico le pidió a la funcionaria que le consiguiera "un juguete", es decir, un arma de fuego:    

- R: Llevamos como un mes y tanto conociéndonos y no me ha hecho nunca nada, puro que me cuentea'. 

- C: ¿De eso?

- R: Aaah ya... (...)

- C: Yo le consigo de todo de todo de todo y ahora usted no quiere, me dice que no, que quiere que le consiga "un juguete" (...) le apuesto que después voy a aparecer con un juguete y me va a decir: "¡No! Con balas".

- R: No si quiero esa cuestión cuando aparezca ponerlo y voy a querer al toke...

Camila Cáceres habría accedido a realizar los contactos para que ella pudiera adquirir un arma de fuego y municiones: 

- C: Al toke si pos, porque yo esas h... no las tengo más de media hora en mis manos. 

- R: Ya media hora, ahí me habla. 

- C: Media hora, media hora, mas no por eso jajaja.

- R: Jajaja. 

- C: Ya déjeme, usted no me deja ser.  

Condena y dada de baja

La causa seguida contra Roberto Soto y los otros dos imputados por infracción a la Ley de Drogas terminó en su condena de  una pena superior a 704 días de libertad vigilada intensiva, por el delito de tráfico en pequeñas cantidades.

Mientras, la causa de Camila Cáceres se ingresó en agosto de 2021 al Poder Judicial y comenzó a ser investigada. El Ministerio Público dio a conocer a inicios de junio de este año que iba a formalizar a la uniformada, quien fue dada de baja el 9 de ese mismo mes.

La fiscalía fijó un plazo de investigación de 60 días y se le impuso a Cáceres las cautelares de arraigo nacional y firma mensual.