Entrevista a primer caso de viruela del mono en Chile: Minsal

Entrevista a primer caso de viruela del mono en Chile: "Realicé un peregrinaje por 4 médicos antes de ser diagnosticado"

  • Por Boris Bezama

El primer caso de viruela del mono en Chile se trata de un hombre adulto que prefiere mantener en reserva su identidad, pero que accedió a entregar su testimonio a Mega Investiga para dar a conocer las aprensiones que tiene respecto del protocolo que se está usando en el país para atender a los infectados con esta enfermedad.

Él realizó un viaje a Europa y regresó a Santiago en los últimos días de mayo. Su primera ida a un dermatólogo fue el 8 de junio debido a una lesión que descubrió en su cuerpo. No presentaba molestia, tampoco fiebre, pero prefirió consultar a un especialista en una clínica privada, quien le aseguró que no se trataba de una enfermedad contagiosa y le prescribió un antibiótico y una crema. Nunca le dijo que debía aislarse y le diagnosticó una foliculitis, que es la inflamación de los folículos pilosos. Esta se puede presentar en cualquier parte de la piel.

Como aparecieron más lesiones, el 10 de junio optó por visitar a otro médico y se dirigió nuevamente a un centro de salud del sector oriente, donde el especialista (otro dermatólogo) le recetó el mismo antibiótico y otra crema, diagnosticándole también foliculitis. Por segunda vez, al paciente se le dijo que tenía una condición no contagiosa. Él dice que nunca sospechó hasta ese momento que podía haber contraído la viruela del mono en Europa. El decaimiento nunca estuvo presente, ni tampoco la fiebre, sus lesiones no estaban ni en la cara, ni las manos, ni los pies, que son los lugares donde la viruela símica suele aparecer primero. Sin embargo, para extremar las medidas de seguridad y por motu propio habló con su empleador y acordaron que trabajaría on line.

El tercer médico le dijo que no tenía paciencia con sus colegas

La evolución de las lesiones no mejoraron con los días, por lo que decidió acudir a otro médico el 13 de junio. “Este tercer médico me dijo que no tenía paciencia con sus colegas ni tampoco al tratamiento que me habían dado. Después de examinar mis heridas me derivó a un cuarto dermatólogo de la misma clínica”, relató el primer caso de viruela del mono a Mega Investiga. “Los médicos vieron que una de las heridas estaba infectada, pero no prescribieron tratamiento para controlar la infección”, precisa.

Fue así como este cuarto médico fue el que, luego de examinarlo, finalmente activó el Protocolo de Vigilancia Epidemiológica de Casos de Viruela del Mono el 13 de junio. Pero debieron pasar cinco días y cuatro atenciones en centros médicos privados para que la autoridad sanitaria se enterara de que la enfermedad ya había llegado a Chile. “Fue un peregrinaje largo y si no hubiese sido por que fui insistente y quise cuidarme, nadie se habría enterado de mi caso”, confiesa el paciente, quien hoy se encuentra internado en el Hospital de Urgencia Asistencia Pública, tal como lo dispuso el Ministerio de Salud.

Aislamiento en su casa con retiro de mascota

Una vez que se activó el protocolo, el paciente se aisló en su casa. A partir de ese momento siempre estuvo en contacto con la seremía de Salud de la Región Metropolitana, quienes lo visitaron a diario. Fue en su residencia particular donde personal de la Seremi le hizo el examen para determinar si lo que padecía era la viruela del mono. Durante esa semana, el paciente tuvo que enviar a su mascota a casa de sus padres, pues los animales también pueden contraer viruela símica.

El paciente prefirió que el test se lo hiciera un funcionario público y no un centro de salud privado. Para él lo más importante era el resguardo de su privacidad y desde la seremía le entregaron toda la seguridad de que sus datos personales no se iban a filtrar a los medios de comunicación.

El viernes 17 de junio estuvieron listos los resultados y fue confirmado que sí tenía la viruela del mono. El traslado a la Posta Central fue el mismo día y allí se ha mantenido durante una semana a la espera de ser trasladado a una residencia sanitaria. Durante estos días, el paciente ha estado trabajando con las autoridades de Salud en optimizar el protocolo que establece las primeras acciones de control ante casos de viruela del mono, según aseguró.

21 días en un hospital

Minimizar el riesgo de propagación es lo que busca el Minsal, pero para el primer paciente con la viruela del mono, aún hay problemas que deben resolverse, partiendo por cambiar la hospitalización por una derivación a una residencia sanitaria.

¿Cuales son las aprensiones que tiene respecto del protocolo empleado para controlar esta enfermedad que ya tiene tres casos identificados en el país?

-En primer lugar, me preocupa que haya tenido que visitar cuatro especialistas para diagnosticar esta enfermedad. Yo tengo la suerte de poder hacerlo, pero todos sabemos que es muy difícil acceder a especialistas. Además, podría haberme ido feliz a mi casa cuando dos médicos me dijeron que mi enfermedad no era infecciosa. También creo que la hospitalización obligatoria de los contagiados con la enfermedad es contraproducente para detectar nuevos casos.

-¿Por qué?

-Porque a la gente le va a dar temor hacerse el examen y quedar hospitalizado y en aislamiento por 21 días. Es un fenómeno que se ha visto en otras enfermedades: mientras más miedo se le tiene a los procedimientos médicos o a la enfermedad, más difícil es que la gente acuda a buscar ayuda. Esto se lo hice saber al jefe del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud, Christian García, quien tuvo la gran amabilidad de conversar conmigo el domingo. Le pregunté por qué no seguíamos el mismo protocolo que se emplea en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, España, Alemania, Francia y Bélgica. Y me respondió que esos países estaban equivocados. Chile es el único país que aísla en hospital.

-Efectivamente, el aislamiento se da en sus casas en esos países. Pero, ¿no cree que por mayor seguridad es mejor que permanezca en la Posta Central?

-Todos los médicos que me han atendido, incluyendo eminencias de la infectología en Chile, me han dicho que no tengo razones clínicas para estar hospitalizado. La viruela del mono se contagia por contacto muy estrecho, piel con piel, con otra persona. No es como el Covid, donde estar en el mismo espacio por un ratito puede causar contagio. Además, no porque se aísle en una burbuja a las personas contagiadas la viruela de mono va a desaparecer, porque el periodo de incubación es tan grande que estoy seguro de que hay otros casos afuera que no tienen que ver con el mío. No existe ninguna razón para que permanezca acá, además, en momentos en que existe un gran número de personas aquejadas de enfermedades respiratorias e infecciosas que podrían estar ocupando esta habitación. Este es un hospital que atiende casos verdaderamente complejos y yo sólo tengo un par de costras.

-Fue su perseverancia en ir a cuatro médicos distintos lo que finalmente hizo que se descubriera el primer caso de viruela del mono. Usted no tenía lesiones en la cara, ni en las plantas de los pies.

-Así es, las heridas están en una sola área del cuerpo, y mi caso es muy distinto a los que se han descrito en África, donde las personas que adquieren esta enfermedad también están desnutridas o tienen sus defensas bajas. El problema adicional es que tuve sobreinfección en las mismas lesiones y los médicos no me prescribieron nada. Solo acá recibí antibióticos para esa infección.

-El Minsal dio a conocer ayer el tercer caso e indicó que se trata de una persona adulta de la Región Metropolitana y corresponde a un contacto estrecho del primer caso confirmado en el país. ¿Qué puede decir de esa información?

-Efectivamente es alguien con quien compartimos antes de que yo tuviera cualquier síntoma, y me da mucha lata. Yo nunca he querido dañar a nadie y por eso he sido tan insistente. Pero porque la transmisión del virus ocurrió mientras yo era asintomático, creo que deberíamos poner el énfasis en hacer que el proceso de detección y aislamiento sea lo más fácil posible, para que la gente tenga la confianza de ir al médico sabiendo que no va a pasar nada malo. Por suerte, el Ministerio de Salud aceptó recibir mis comentarios para optimizar el proceso y sé que los van a tomar en cuenta.

Todo sobre viruela del mono

Leer más de