Los impactantes detalles del secuestro de chilena en Perú: así logró avisar su caso para que sea denunciado a la policía

Los impactantes detalles del secuestro de chilena en Perú: así logró avisar su caso para que sea denunciado a la policía

  • Por Ana María Lizana / Ignacio Beltrán / Darynka Marcic

Conmoción ha causado el secuestro de la chilena en Chiclayo, Perú, a manos de su marido, un reconocido comunicador del país vecino, Giorgio Armas Gabrielli. Recientemente, la mujer fue encontrada por la policía después de cuatro años de encierro a manos de la familia del hombre.

La mujer de 42 años estuvo encerrada durante años, experimentando violencia física y psicológica por Giorgio, quien además también tenía secuestrada a su hija.

"La única vez que me habló fue una vez que ella me dijo 'estoy aburrida, lo único que quiero es regresar a Chile, porque aquí me tratan muy mal, esta gente es muy mala conmigo'", detalló Violeta Rivera, tía de la chilena, señalando que le mencionó que la tenían "encerrada".

¿Quién sería el presunto secuestrador?

De acuerdo a los antecedentes presentados por la policía peruana, el principal sospechoso es Giorgio Armas, un reconocido comunicador en Perú, que ha trabajado como conductor de televisión y tiene un canal de YouTube.

Ambos se conocieron a través de Facebook, se enamoraron y se casaron al sur de Chile, para luego trasladarse hasta Chiclayo, donde acabaría siendo secuestrada por su propio marido.

La tía de la víctima asegura que el sujeto jamás la dejaba hablar con su familia y que las veces que ella pidió hablar con su familiar "él estaba siempre presente y yo tenía que hablar con él para que pudiera pasarle el teléfono a ella".

¿Cómo se logró su liberación?

Una vecina se percató del secuestro ddio aviso a la policía, encontrándola en el lugar. De acuerdo a Karen Padilla, fiscal de Lambayeque, la denunciante "tomó clases de boxeo con Giorgio Armas y su padre, Julio, (ambos imputados por el secuestro), en el departamento. Allí se percató de que encerraban a Viera y a su hija. La menor gritaba y lloraba constantemente, lo que no le parecía normal".

Con el tiempo, ella siguió insistiendo en tomar clases, ganándose la confianza de los secuestradores. Allí pudo tener contacto con Viera, quien le pidió auxilio. "Le contó que ella estaba encerrada desde diciembre del 2018" y que apenas vivía en una habitación con una cama de plaza y media, reporta LUN.

Sin embargo, no sería primera vez que funcionarios llegaban al lugar para verificar la situación. Así lo señala la fiscal, quien detalla que "la señora de alguna manera decía que no, que todo está bien, todo tranquilo. La tenían secuestrada psicológicamente, anímicamente y emocionalmente, el temor de ella era: te vas tú, pero me dejas a la niña".

Pese a ello, la mujer habría intentado comunicarse con su familia, pero no tenía acceso a Internet. También pegó un papel en la ventana pidiendo ayuda, el cual nunca fue visto. 

Adicional a ello, la fiscal agrega que "ella no podía escapar del departamento porque este tenía rejas en las ventanas y en la puerta, que además mantenían cerrada con tres candados. Ella escribía papeles pidiendo auxilio y los lanzaba a la calle esperando que algún transeúnte los leyera".

"Mi hija no sabe hablar"

Además de V., también estaba encerrada la hija de ambos, de apenas dos años. En la declaración de la fiscalía, la víctima menciona que "mi hija no ha interactuado con otros niños, hasta ahora no sabe hablar debido a nuestro encierro".

Asimismo, agrega que "yo siempre vivía encerrada en mi habitación, no tenía libre tránsito. Quiero regresar a mi país, por favor solicito a las autoridades que me ayuden a regresar".

Finalmente, admitió sentir miedo a que la vuelvan a secuestrar junto a su hija.

El marido niega acusaciones

Giorgio Stefano Armas Gabrielli, hombre acusado de secuestrar a su esposa en Perú, aseguró que no son ciertas las acusaciones sobre que retuvo en contra de su voluntad a la mujer chilena durante cuatro años. V.R.S., de 42 años, habría permanecido encerrada al interior de un departamento junto a su hija, de apenas dos años de edad.

En conversación con Contigo en la Mañana, el hombre negó todas las acusaciones en su contra. "Nuestro abogado nos dice que esta información es reservada, él se comunicará más tarde", señaló y se limitó a decir que "nuestra bebita nació en una clínica en el Perú, gracias y recibe muchas bendiciones".

Todo sobre Nacional