Pañales / Foto referencial, AgenciaUno.

Gobierno y SII autorizan regalar pañales con fallas y no quemarlos

  • Por Cristian Reyes

AgenciaUno.

Los ministerios de Hacienda y de Desarrollo Social, junto al Servicio de Impuestos Internos y la Red de Alimentos, anunciaron que las empresas productoras de pañales podrán donar todos los productos que, hasta hoy, estaban siendo incinerados por tener fallas de producción.

En ese sentido, tal como explicó el titular de Hacienda, Felipe Larraín, se trata de una variación en la Circular N° 54, del año 2009, la cual permite a las compañías donar alimentos que, pese a estar en buen estado, no son aptos para su comercialización.

Así, con los cambios que se publicarán hoy día en el SII, "millones de pañales que terminaban siendo destruidos, incinerados, por tener pequeñas fallas de producción o de embalaje, podrán ser destinados a niños y ancianos" a través de fundaciones sin fines de lucro.

En ese sentido, Larraín reveló que anualmente en Chile se incineran 7 millones de pañales por no contar con todos los vistos para ser vendidos por la empresa.

Algo "poco ético" para el secretario de Estado, que hizo énfasis en todas las personas que podrían verse beneficiadas, sobre todo considerando que dicho producto es uno de los más costosos para las fundaciones.

En esa línea, Larraín, Fernando Barraza (SII) y el ministro Alfredo Moreno, revelaron que buscarán que la iniciativa pueda expandirse a otra clases de bienes de primera categoría.

Por su parte, Carlos Ingham, presidente Red de Alimentos, la ONG que se dedica a recibir los alimentos que las empresas desechas y que posteriormente reparte a 220 fundaciones sin fines de lucro, subrayó: "Esperamos que se incorporen otros productos de primera necesidad y que se generen incentivos para que no se destruya nada en Chile. Tenemos que tener una cultura de cero desperdicio".

Sobre la tributación de las empresas, el titular de Hacienda aclaró que "aquí no hay un cambio desde el punto de vista tributario, para poder considerarse como gasto había que destruir o incinerar los pañales. Es decir, no se utilizaba, y se generaba también efectos en el medio ambiente".

Larraín apuntó que “el costo fiscal es cero, hoy en base a una regulación estamos permitiendo que estos 7 millones de pañales lleguen a las personas que lo necesitan. Aquí suspicacias no debería haber ninguna, es más, deberíamos estar todos contentos”.