Fue al médico por una fuerte tos y descubrió que tenía un piercing en un pulmón: Lo había perdido hace cinco años

  • Por Macarena Lastarria Mallea

Hace algunas semanas Joey Lykins, un hombre estadounidense de 35 años, despertó de madrugada debido a una fuerte tos. Temiendo haberse contagiado de coronavirus, decidió acudir de urgencia a un especialista.

Lykins sentía como si algo estuviera bloqueando sus vías respiratorias, tenía dificultad para respirar e incluso comenzó a tener dolor en la espalda. No esperó más y fue al hospital, donde los médicos le realizaron una radiografía.

El resultado de la radiografía

Los resultados fueron preocupantes, ya que el examen arrojó que efectivamente tenía un objeto alojado en su pulmón izquierdo, sin embargo, su sorpresa aumentó cuando le dijeron que se trataba de un piercing nasal.

"El doctor entró y me enseñó la imagen de rayos X y dijo '¿esto te parece familiar?'", relató el paciente a Odditycentral. "Estaba como, '¡Tiene que ser una broma!'. He estado buscando eso durante mucho tiempo", agregó.

Resulta que cinco años atrás, Joey perdió uno de los doce piercing que tenía en su cuerpo. En concreto, extravió el que tenía en la nariz mientras dormía.

"Me desperté y mi perforación del tabique ya no estaba, y no pude encontrarla en ningún lado. Pensé que tal vez me lo había tragado. Miré por todas partes. Volteé la cama. Hice todo", recordó.

Lo que nunca pensó es que sin darse cuenta había inhalado el objeto. Para extraerlo, los doctores tuvieron que realizarle una broncoscopia, cirugía que fue todo un éxito.

 

Joey Lykins con su piercing que seguía intacto.
Joey Lykins con su piercing que seguía intacto.

 

"Me durmieron y me metieron una cámara por la tráquea con un pequeño sujetador. Agarraron el septum, lo sacaron y me lo devolvieron", detalló Joey, quien decidió guardar como recuerdo la pieza que casi le cuesta la vida.