Su hija desapareció en su cumpleaños y ella murió buscándola: El misterio de la familia rusa que fue borrada del mapa

Su hija desapareció en su cumpleaños y ella murió buscándola: El misterio de la familia rusa que fue borrada del mapa

  • Por Diego Alonzo

Son muchas las interrogantes que se tienen acerca de una familia rusa que llegó en 1999 hasta Argentina escapando de la Guerra de Chechenia. Los miembros del grupo se instalaron, específicamente, en el barrio "En Ensueño" de Moreno, sin saber que más tarde terminarían siendo víctimas de diversos crímenes.

Una de las afectadas fue identificada como Vera Tchestnykh, cuyo nacimiento se produjo en Rusia en la década de los 80'. Sin embargo, durante el 6 de mayo del año 2010, el día de su cumpleaños número 26, desapareció tras salir a caminar, como lo hacía frecuentemente. A raíz de este hecho, fueron ocurriendo una serie de episodios que han generado misterio en el país.

La búsqueda de la mujer fue encabezada por su madre de 56 años, Ludmila Kasian, con quien no tenía una muy buena relación. Pese a aquello, intentó encontrarla a como diera lugar, pero su plan logró concretarse, puesto que el 13 de noviembre de ese mismo año la asesinaron de tres balazos, informa TN.

En específico, la mujer fue hallada en su domicilio, tapada con unas frazadas y rodeada de almohadones, que, al parecer, fueron utilizados para que no se escucharan los balazos.

La muerte de los hijos de Ludmila

Pero la situación no terminó allí, ya que Illia y Sergei, dos de los tres hijos varones de Ludmila, que además fueron apuntados como sospechosos del mencionado asesinato, también fallecieron, aunque en extrañas circunstancias, cuando escapaban de la justicia argentina.

 

Vera Tchestnykh / TN

 

En un comienzo, Sergei fue hallado en una habitación de un hotel en septiembre de 2011. En cuanto a su muerte, se presume que se habría ahogado con su propio vómito, aunque también surgió la hipótesis de que fue envenado.

En tanto, seis meses después se logró ubicar a Illia, cuyo cuerpo fue encontrado en una playa, con un disparo en su cabeza, y el mismo día que debía declarar ante la justicia argentina por el crimen de su progenitora.

 

Ludmila y sus hijos Illia y Sergei / TN

 

"Tuve un sueño muy raro"

Judith Turner, la primera amiga que tuvo Vera, la joven de 26 años que desapareció durante su cumpleaños, afirmó que ella "casi no conocía el idioma" y que "era muy dulce y muy apegada a su familia".

La mujer reveló que tras la serie de extraños hechos se mantuvo en contacto con Valeri Tchestnykh, padre de su amiga: "Yo solía hablarle cada vez que aparecía alguna novedad, o cuando se publicaba alguna nota sobre el caso, pero para él era muy angustiante", sostuvo.

"Pensar que vinimos acá buscando un futuro mejor para nuestros hijos y los perdí a casi todos", fue una de las frases expresadas por el hombre, quien más tarde rehizo su vida con otra mujer.

A su vez, Judith contó una anécota que ni ella se esperaba vivir: "Hace un tiempo tuve un sueño muy raro, estaba como en un cementerio y Vera me decía 'quedate tranquila Ju, no me busques más que estoy bien'... Quiero pensar que se fue de este mundo por decisión propia y que está mejor".

 

Vera en el cumpleaños de Judith / TN

 

La relación entre Vera y su madre Ludmila

Por último, la mujer recalcó que la relación entre Vera y su madre se quebró una vez que esta última tuviese que viajar a Rusia para vender una propiedad, por lo que su amiga debió cumplir el rol materno durante varios años.

Cuando Ludmila volvió al país, su hija ya estaba grande y ahí comenzaron a presentarse algunas diferencias entre ambas: "No podía haber dos reinas en la casa", expresó Judith, quien jamás volvió a tener noticias de su amiga.

Leer más de