alimentos malos riñones

Estos son los 7 alimentos que debes evitar si quieres cuidar los riñones

  • Por Monserrat Saavedra

Tener todos los órganos del cuerpo saludables es fundamental, pero solemos priorizar solo los más importantes. Sin embargo, pequeños órganos, como los riñones, deben estar tan altos en tu lista, como el  corazón, hígado o cerebro. 

Es que estas estructuras son las encargadas de filtrar la sangre de los excesos de toxinas que produce naturalmente tu cuerpo, manteniendo regulada la hidratación en el organismo, además de ayudar a fabricar las hormonas que controlan diferentes funciones. 

Estos pequeños órganos, ubicados a la altura de la espalda baja, se pueden dañar cuando no consumes suficiente agua, por el consumo de medicamentos (como aspirina, ibuprofeno y naproxeno), enfermedades al corazón, infecciones, colesterol alto y otras infecciones y padecimientos

 

Para poder evitar cualquier tipo de daño, desde Clínica Mayo recomiendan hacer el estilo de vida saludable una prioridad. Por ejemplo, se debe cuidar la alimentación, ya que algunos alimentos podrían ser particularmente dañinos para este órgano, especialmente si ya presentas problemas previos en ellos. 

De todas formas, antes de cambiar tu alimentación, es importante que consultes tu caso con tu médico tratante u otro personal de la salud capacitado. 

Bebida cola

 

Pixabay

 

Cualquier bebida carbonizada de color negro debería ser evitada, ya que su color se debe, en parte, a los aditivos que contienen fósforo. Este mineral se utiliza para realzar sabores, prevenir la pérdida de color y alargar la vida útil de los alimentos.

Si bien se encuentra de modo natural, los aditivos con fósforo serían un mayor problema. Al no venir enlazados con una proteína, el fósforo es absorbido casi por completo en el tracto intestinal. 

Este mineral sería particularmente problemático para los riñones ya dañados, ya que no serán capaces de remover su exceso. La acumulación del mineral podría ser problemática porque debilita tus huesos, aumenta las probabilidades de sufrir una enfermedad cardíaca y eleva tus riesgos de muerte. 

Pan y arroz integral

 

Unsplash

 

Ambos granos integrales son ampliamente más recomendados que las versiones procesadas. Es que en personas sanas, estos entregan un perfil más amplio de vitaminas y minerales, junto a una buena porción de fibra

Estas características son las que harían más complicado el consumo para quienes tienen enfermedades renales, ya que tienen índices más altos de fósforo y potasio.

Este último mineral también se podría acumular, en grandes cantidades, en los riñones dañados. Como no logra ser filtrado por la orina, vuelve a circular por la sangre, lo que podría resultar en un desbalance de los niveles de líquidos, sales, minerales en el cuerpo, además de producir problemas de equilibrio y musculares. 

Palta

 

Pixabay

 

Podríamos imaginar que no existe un desayuno más sano que el pan integral con palta, pero para las personas con problemas en los riñones no podría ser más alejado de la realidad. Es que esta fruta podría ser un problema, debido a su alta concentración de potasio. 

Se estima que, aproximadamente en los 200 gramos que pesa una palta, podrías obtener 975 miligramos de este mineral, lo que corresponde a casi la mitad de la dosis recomendada diaria. 

Plátanos

 

Pexels

 

Si te acalambras seguido, más de alguien te habrá recomendado aumentar la cantidad de plátanos que comes, ya que esta fruta es conocida por entregar un gran aporte de potasio.

Según la Fundación Nacional de Riñones (Estados Unidos), quienes padecen de alguna enfermedad o problema en los riñones podrían tener que limitar su consumo, pero las cantidades deberías ser definidas caso a caso por el médico tratante. 

Aproximadamente, en un plátano de tamaño mediano, podrías encontrar 422 mg de potasio

Naranjas

 

Pexels

 

La fruta con vitamina C podría ser un problema para las personas con inconvenientes renales, ya que en una naranja grande hay 333 mg de potasio, número que sube a 473 mg en una taza (240 ml) de jugo.

Tomates

 

Pexels

 

Según las recomendaciones de los especialistas, los tomates deberían estar limitados por su alto contenido en potasio. En una taza de salsa de tomate se pueden encontrar más de 900 mg de potasio.

Papas

 

Pexels

 

Las diferentes variedades de papas, incluidos los camotes, son vegetales ricos en potasio. En una papa amarilla mediana hay cerca de 600 mg, y en un camote 541 mg.

Afortunadamente, este mineral se puede disminuir al aplicar doble cocción. Para esto, debes cortar las papas en pedazos pequeños y hervirlas por 10 minutos, antes de cocinarlas con cualquier otro método. Se estima que de esta manera se podría reducir en un 50% el aporte del mineral.

Lo mismo ocurriría si dejas las papas remojando en agua por lo menos por 4 horas antes de prepararlas. 

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Alimentación saludable