mango fruta Pexels.

¿Tienes diabetes? Estos son todos los beneficios que puedes obtener del mango

  • Por Macarena Lastarria Mallea.

Si bien el consumo de fruta podría causar cierto resquemor entre los diabéticos, debido a su alta concentración de azúcar (fructosa), existe una de ellas en particular que, por sus propiedades y su variedad de nutrientes, es una aliada importante para controlar la enfermedad.

Se trata del mango, una fruta que es considerada un superalimento, ya que contiene minerales como magnesio, polifenoles como mangiferina, kaempferol, ácido bezoico y potasio. Además, presenta niveles elevados de vitamina A y C y B6 que estimulan el sistema inmunológico.

En el caso de los polifenoles, estos ayudan a estimular la producción de insulina y reducir el índice glucémico en sangre. Este indicador mide la posibilidad de que una comida genere un alza inesperada de glucosa; mientras más bajo el índice, menos afecta.

¿Cómo ayuda el mango a las personas con diabetes?

Un estudio reciente analizó el consumo de mango como aperitivo en comparación con el consumo de galletas bajas en grasa. La fruta tuvo mejores resultados en adultos obesos y con sobrepeso.

Los expertos midieron los efectos sobre la glucosa, la insulina, los perfiles de lípidos y las enzimas de la función hepática en los participantes. Al final del período de prueba, los hallazgos indicaron que el consumo de mango mejoró la regulación de los niveles de glucosa en la sangre.

Al ser una fruta, el mango también ayuda a alcanzar la saciedad más rápido, gracias a que contiene una gran cantidad de fibra. Esto ayuda a no subir de peso, lo que es especialmente importante para las personas con diabetes e incluso con resistencia a la insulina, ya que las fluctuaciones en el peso afectan ambas condiciones.

Eso sí, quienes padecen de diabetes deben preferir el mango más verde que maduro, pues en exceso podría ejercer el efecto contrario y aumentar la glucemia.

Otros beneficios de esta fruta

Mejorar el sistema digestivo

El mango es excelente para el estreñimiento, puesto que es rico en fibras solubles que absorben el agua del tracto digestivo y forman un gel que ayuda a regular el tracto digestivo. Asimismo, la mangiferina que contiene actúa como laxante natural.

Combatir la gastritis

Este último compuesto, junto a la benzofenona que posee el mango, ejercen un efecto protector sobre el estómago debido a su acción antioxidante, reduciendo el daño de sus células y disminuyendo la producción de ácido del estómago, por lo que podría ayudar a tratar enfermedades como la gastritis o una úlcera gástrica.

Proteger contra enfermedades cardiovasculares

En cuanto a las fibras solubles presentes en el mango, estas reducen el colesterol malo y los triglicéridos, que son los encargados de formar placas grasas en las arterias, ya que reduce la absorción de grasas de los alimentos. De esta forma, el mango ayuda a prevenir infartos, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares.

Combatir el cáncer

Algunos estudios han demostrado que los polifenoles tienen una acción antiproliferativa, que evita la multiplicación de las células cancerígenas, mientras que a través a su acción antioxidante combaten los radicales libres que causan daño celular.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Alimentación saludable

Todo sobre Salud