Emma Roberts Jean-Baptiste Lacroix / AFP

Esta es la común enfermedad que afectó la fertilidad de Emma Roberts antes de cumplir los 30 años

  • Por Meganoticias

Antes de tener a su hijo Rhodes, la actriz Emma Roberts, de hoy 31 años, tuvo muchos problemas para quedar embarazada. Durante el 2020, en una entrevista con la revista Cosmopolitan, contó que antes de que cumpliera 30, los médicos le recomendaron congelar sus óvulos o buscar otras alternativas para poder quedar embarazada.

Es que Roberts fue diagnosticada muy tarde con endometriosis, una condición que causa dolor y problemas de infertilidad en, aproximadamente, 190 millones de mujeres en edad fértil en todo el mundo. Esta es una enfermedad crónica que se produce por el crecimiento de tejido parecido al endometrio, pero fuera del útero.

Durante años, la actriz lidió con los malestares sin saber que padecía esta afección. "Siempre tuve dolores menstruales debilitantes, eran tan graves que muchas veces tuve que faltar al colegio, y más tarde, cancelar reuniones de trabajo", explicó a la revista estadounidense en 2020.

"Le mencioné esto a mi médico, quien no lo investigó y no me puso atención porque, tal vez, estaba siendo dramática. Cuando tenía casi 30 años, sentí que necesitaba atenderme con una doctora. Fue la mejor decisión. Hizo pruebas, me envió a un especialista. Finalmente, hubo una validación, yo no estaba siendo dramática", agregó Emma Roberts.

Como muchas mujeres, la actriz se encontró con una de las brechas de género más comunes en la atención médica del mundo. Muchos expertos y especialistas no toman en consideración el dolor que dicen sentir las mujeres, bajo el argumento de que son exageradas o dramáticas, algo que no ocurre con la población masculina.

¿Cómo saber si tengo endometriosis?

Una de las primeras formas de reconocer la presencia de esta enfermedad, es saber que los dolores invalidantes durante la menstruación no son normales. Si es que usualmente encuentras que no puedes realizar actividades diarias, deberías consultar y solicitar a tu médico o matrona tratante que se realicen los exámenes pertinentes para confirmar o negar el diagnóstico.

Según el sitio de la Organización Mundial de la Salud, estos son algunos de los síntomas que te podrían ayudar a reconocer la enfermedad:

  • Menstruación dolorosa.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Dolor durante o después de tener relaciones sexuales.
  • Dolor al defecar.
  • Dolor al orinar.
  • Cansancio.
  • Depresión o ansiedad.
  • Distensión abdominal (a veces extrema) y náuseas. 

Una vez que se confirme el diagnóstico, se puede determinar el alcance que tiene la enfermedad. Esto significa conocer cuáles son los órganos afectados por el crecimiento externo de tejido. De esta forma se puede determinar los tratamientos a seguir.

En algunos casos, estos estarán orientados a mejorar los síntomas, especialmente el dolor. Pero en ciertas instancias, la recomendación será la cirugía para remover el tejido o las cicatrices que han quedado. 

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Salud Mujer

Todo sobre Famosos