Víctimas de encerronas: ¿Cómo lidiar ante el trauma que deja el violento robo?

  • Por Ana María Lizana / Catalina Miranda

¿Qué pasó?

El delito de “encerronas” ha aumentado considerablemente en el último tiempo, así como también la violencia que ejercen los delincuentes. Al respecto, expertos sugieren que de vivir un impacto tan grande, esto debe ser tratado por un especialista en salud mental.

Y es que en lo que va de año las denuncias por estos “robos violentos” ya suman 9.850, según datos entregados por Carabineros, un aumento del 116% en comparación a 2021, donde solamente hubo 5.300 de estos robos.

¿Qué sucede después de un robo?

Es habitual que, cuando ocurren estas encerronas, el conductor esté acompañado de su familia, los que suelen ser niños. Lamentablemente, presencian todo el hecho, desde la violencia, hasta cómo son tratados sus padres por los delincuentes.

Por este motivo, la psicóloga Jade Ortiz, menciona que cómo afectan estos hechos es diferente en adultos y niños, problema que debe ser igualmente tratado por expertos de la salud mental.

"Sensación que te van a atacar"

"Cuando algo rompe de esa manera su ciclo vital cotidiano viene un efecto, luego del shock viene una crisis sintomática y puede ocurrir lo siguiente: problemas para dormir, pesadillas y la sensación que te van a atacar en cualquier momento", describe Ortiz.

Asimismo, añade que "pueden venir ataques de llanto, pasar de un estado anímico a otro, tus esquemas cognitivos se están readecuando, intentando entender y ponerle sentido a lo que ocurrió".

En relación a los niños, esto puede ser mucho peor, puesto que, según sus conocimientos, los niños sufren "tres veces el hecho".

Los niños viven "la violencia del impacto, segundo cómo el niño se explica desde su pensamiento más mágico si tengo la culpa o por qué pasó, y tercero, la más importante de todas es cómo ven reaccionar a su padres o seres queridos".

¿Qué hacer en caso de una encerrona?

Algunos padres han tomado medidas al respecto, tales como entregar todo lo que solicitan los delincuentes al momento de robo y enseñarles a sus hijos a desabrocharse el cinturón.

Una madre señaló que "la precaución que tenemos es que mi hijo se sabe desabrochar y abrochar muy bien, y a la voz de alerta él se va a poder desabrochar rápido".

El teniente Óscar Valdés, señala que víctimas han relatado a Carabineros que al alertar que hay un niño en medio de un robo, los delincuentes "otorgan un espacio de liberación", permitiendo sacar al niño del vehículo.

Sin embargo, este "espacio" no siempre sucede y "no hay que generalizar a que siempre ocurra esto", por lo que debe haber precaución y no confiarse al respecto.

Por ello, las recomendación es entregar sus pertenencias a los delincuentes, rescatar a los niños con suma rapidez y posteriormente, entregar contención a los más pequeños.

Finalmente, las consecuencias psicológicas podrían extenderse hasta un promedio de dos semanas. Si la sensación persiste, consultar inmediatamente a un profesional de la salud mental.

Leer más de