Reciclaje, agricultura y el mar: Así sobrevivieron en Rapa Nui durante 872 días de pandemia por el coronavirus

Reciclaje, agricultura y el mar: Así sobrevivieron en Rapa Nui durante 872 días de pandemia por el coronavirus

  • Por Ana María Lizana / Javier Pontillo / Felipe Molina

¿Qué pasó?

Por la pandemia del coronavirus, Rapa Nui entró a una cuarentena obligada, la cual se extendió por más de dos años y medio, exactamente 872 días. La apertura y el primer viaje a la isla pascuense finalmente culminó con este encierro, dando paso a reencuentros y a la activación del turismo local.

Antes la isla llegaba a recibir a 150 mil turistas al año, lo que generaba más de 7 millones de dólares. Sin embargo, con el covid-19, eso cambió. Restaurantes debieron cerrar y buscar otras formas de sobrevivencia dentro de la isla.

Fue dos meses y se quedó toda la pandemia

Marcela Pérez fue hasta la isla de Pascua por apenas dos meses, sin embargo, el tiempo se fue alargando hasta cumplir dos años y medio. Nunca pudo regresar porque en medio de su viaje, la pandemia del coronavirus llegó.

"Hace dos años y medio mi hija está en Rapa Nui. Ella fue por dos meses y el tiempo se fue alargando. Llegamos a los dos años sin verla", dijo su padre. Al respecto, su madre, Cecilia Asqueriz, dice que "fue espantoso, muy angustiante" la distancia con su hija.

Por ello, al regreso, Cecilia agradece finalmente poder "tocar a mi hija volver a esta maravillosa isla que la acogió por esta pandemia. La cobijó, la protegió y eso es un agradecimiento de toda mi vida".

Marcela tampoco escondió su emoción al reencontrarse con su familia: "Estoy muy emocionada, pensé que nunca iba a llegar este día. La isla estuvo cerrada y estuvimos desconectados del mundo, de la familia. Era necesario volver a conectarnos".

"Necesitábamos que la isla abriera"

Sin embargo, el encierro trajo consecuencias negativas. El psicólogo Domingo Izquierdo da cuenta de lo que tuvieron que sufrir los habitantes de la isla.

Al respecto, hubo "muchas dificultades que aparecieron. Ansiedad, violencia, irritabilidad que producía esta incertidumbre como situación nueva".

A ello, añade que "se volvió a vivir esto de estar en el medio de pacífico sin poder moverse. Fue una experiencia única en el mundo, muy potente".

Matirita Teave es dueña del "Te Moai Sunset", uno de los restaurantes que posee la mejor vista de la isla y cataloga como un "acontecimiento importante" el regreso de los turistas.

"Es un acontecimiento muy importante. Necesitábamos que la isla abriera", pero lamenta que "mucha gente de la isla y estamos atendiendo nosotros junto a mi esposo. Estamos entre la casa, que garzoneamos y es porque no queramos pagar, es que no hay gente, no hay mano de obra".

El mar y agricultura para sobrevivir

Al estar desconectados del continente, los pascuenses debieron idear nuevas formas para alimentarse, vestirse y sobrevivir en medio de la nada. Por ello, la sustentabilidad jugó un rol clave.

Por ello, se inició un plan que consistía en que el que tuviera más, le daba al que menos tenía. Así lo hizo Olga Ika, quien recibió semillas y plantó para alimentarse ella, sus amigos y familia.

"Estamos en mi casa y en el huerto que planto, que cuido, ayudo a la gente que no tiene. La mitad para los amigos, la mitad para mi familia", confiesa Olga.

Otra de las iniciativas también fue el reciclaje de ropa. Las mujeres Rapa Nui se encargaron de la renovación de vestuario para toda la isla. La idea fue liderada por Vairoa Ika Goodman, hija de una continental y un pascuense que se enamoraron.

"Mi mamá, tecnólogo médico, también sabía coser. La ropa que nosotros teníamos de los turistas o que mi mamá me hacía. No había tienda en la isla", rememora, lo que se repitió en la actualidad.

El mar los salvó

Pero, además del reciclaje y la agricultura, también el mar jugó un papel clave en la sobrevivencia de los pascuenses, transformándose en el refugio de los Rapa Nui.

Uko Tongariki da fe de ello: "Nos cambió la vida a toda una comunidad. Lo importante es que nosotros tenemos primera fuente de alimento desde el mar. Tuvimos un momento de resguardo, empezamos a plantar y logramos de alguna manera sobrevivir esta situación".

"La historia indica que ya hemos pasado periodos de cuarentena, para nosotros si bien fue largo, pudimos sobrepasar, porque parte de la genética Rapa Nui es estar en periodos de sobrevivencia", asegura.

Leer más de