Ocultaron información de petróleo iraní y no contaban con permisos: Las pruebas contra Enap por masiva intoxicación

Ocultaron información de petróleo iraní y no contaban con permisos: Las pruebas contra Enap por masiva intoxicación

  • Por Ana María Lizana / Mario Rosende / Rocío Larraguibel

¿Qué pasó?

Con el reciente paro de la división de Codelco-Ventanas por los hechos de contaminación que afectan a la zona de Puchuncaví, trae al recuerdo lo sucedido hace cuatro años luego de que se registraran masivas intoxicaciones en el mismo lugar en Quintero, apuntando como el principal responsable a la refinería Enap. Actualmente, seis ejecutivos irán a juicio.

En 2018, se registraron miles de intoxicados en Quintero, quienes presentaron malestares estomacales, náuseas, vómitos e incluso adormecimiento en sus extremidades. Tal parecía ser que se debía a los altos niveles de contaminación en la zona, saturando los servicios de salud.

Por aquel hecho, fue apuntada la Empresa nacional del Petróleo (ENAP) como el posible responsable. Actualmente, son seis ejecutivos los acusados por este grave hecho.

Veneno como petróleo

Los fiscales del caso, Marcela Cartagena y Ana María Aldana, han acumulado cerca de 40 tomos que contienen todas las pruebas en contra de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

Fue el 5 de agosto del 2018, cuando el Buque Tanque Cabo Victoria, el que presta servicios a la empresa, arribó hasta Quintero para la descarga de 80 mil metros cúbicos de Iranian Heavy, un petróleo de baja calidad y que posee altas concentraciones de ácido sulfhídrico o H2S.

Un día antes de la descarga en Quintero, el mismo Buque descargaba el mismo tipo de petróleo en la región del Bíobio. Aquello desencadenó que debiesen evacuar el Mall Plaza del Trébol y la clínica Biobío a consecuencia de un fuerte olor.

"Es de una falta de ética y consideración impresionante, porque ya les había pasado en Talcahuano", acusa Kata Alonso, quien es parte de la ONG mujeres de sacrificio de Quintero.

El abogado de los miles de afectados en Puchuncaví, Remberto Valdés, explica que Enap trabajaba con un "petróleo que se importa de Irán con un costo gigantesco de transporte y tiene más de 9 mil partes por millón de veneno que puede matar a cualquier persona que tome contacto con él".

En la audiencia de formalización, la fiscal Aldana, señala que "hay clara conciencia de que esta situación es riesgosa" y que desde ENAP no existía noción de los químicos que iban a manipular. 

"Fue gravísimo"

Kata Alonzo, parte de la ONG de mujeres zona de sacrificio, lleva cerca de 17 años luchando para que estas empresas contaminantes puedan vivir en "armonía" con los habitantes. Pero, lamentablemente, aquello no ha sucedido: "Aparte de depredar el medio ambiente, que ya lo han depredado todo, se trata de la vida de nosotros y de nuestros niños".

Por ese motivo, es que recuerda con tristeza lo sucedido en agosto del 2018 en Quintero y es que en 50 años del cordón industrial, nunca se había llegado al extremo de colapsar el sistema de salud por la llegada de cientos de habitantes intoxicados y con los mismos síntomas.

"Fue gravísimo, la gente se nos empezó a caer como moscas. Había otro síntoma que no lo teníamos naturalizado, porque aquí siempre hay vómitos, cefaleas y desmayos, y esa vez se quedaban dormidas las extremidades inferiores y superiores, entonces fue terrible", recuerda.

ENAP ocultó información

En consecuencia, cerraron los colegios y los habitantes se mantuvieron en sus casas. Sin embargo, la contaminación también llegó hasta sus domicilios, por lo que las intoxicaciones continuaron.

Y si bien la Superintendencia de Medio Ambiente, tras una investigación, concluyó que la ENAP tuvo problemas en la mantención de los estanques, la empresa jamás informó sobre el petróleo iraní.

Emanuel Ibarra, Superintendente de Medio Ambiente, indica que Enap "nos ocultó la arista del petróleo iraní cuando fuimos a fiscalizar. Cualquier empresa que nos oculte información revela una situación grave, porque nos deja ciegos ante situaciones que debemos observar. De hecho, se formularon cargos por haber ocultado información. Y todo esto, tanto el petróleo iraní, como la aplicación de este secuestrante, no estaba autorizado en su permiso ambiental".

Incluso, en correos electrónicos entre ejecutivos de la Enap, revelan las dificultades que tuvieron con la manipulación del petróleo y advirtieron que no podían considera un producto "inocuo" si al contacto producía irritación en las vías respiratorias, entre otros síntomas.

No conforme con ello, al momento de hablar con la prensa, Enap negó cualquier vínculo con las intoxicaciones en Quintero, señalando que "nosotros no emitimos gases" y que la nube tóxica no fue producida por ellos.

Delitos ambientales

El juicio contra Enap se llevará a cabo en agosto de este año por la presunta responsabilidad de seis ejecutivos por la masiva intoxicación del 2018 y que afectó a cerca de 1400 víctimas. 

Pese a ello, Cristián Muga, el abogado de la Empresa Nacional del Petróleo, asegura que esta acusación es "absurda" y que no "existe ningún antecedente que permita vincular lo sucedido en Talcahuano y Quintero con Enap".

Sin embargo, los afectados, esperan que este juicio llegue a su fin y "tengan una sensación ejemplar, porque nosotros necesitamos que haya una ley de delitos ambientales. Tienen que legislar luego, porque aquí se trata de la vida de las personas".

Adicional a ello, se espera el cumplimiento a la orden de la Corte Suprema sobre la toma de medidas de mitigación contra las empresas del cordón industrial en zonas de sacrificio, y que hasta hoy no se han llevado a cabo.

Todo sobre Nacional

Leer más de