"El Ángel de la Muerte": La aterradora historia de Charles Cullen, el enfermero que asesinó a 29 pacientes en 16 años

  • Por Nicolás Díaz Canales

El 12 de diciembre de 2003 el nombre de Charles Cullen horrorizó a la opinión pública estadounidense. Ese día, el enfermero fue detenido en un restaurante mientras "compartía con una amiga", tras ser acusado de múltiples asesinatos en diferentes hospitales en los que trabajó en Nueva Jersey y Pensilvania.

Cuando Cullen fue detenido, según detalló The New York Times, estaba comiendo arrollados primavera y tomando cerveza junto a Amy Loughren, una excompañera de trabajo que en realidad estaba colaborando con los investigadores del caso para poder atrapar y enjuiciar al asesino serial.

La macabra historia inspiró "El Ángel de la Muerte", película de Netflix protagonizada por Eddie Redmayne y Jessica Chastain, en la cual se dramatizan parte de los 29 asesinatos que el enfermero cometió durante 16 años.

La historia real de "El Ángel de la Muerte"

De acuerdo al libro "The Good Nurse: A True Story of Medicine, Madness, and Murder" del periodista Charles Graeber, Cullen nació el 22 de febrero de 1960 en West Orange, Nueva Jersey, en el seno de una familia de clase trabajadora católica irlandesa.

Su infancia es descrita como "miserable", ya que su padre murió poco después de su nacimiento, y su madre mientras estaba en la secundaria. Tras esto, el "reservado" joven se enlistó en la Marina de Estados Unidos, institución de la que recibió un alta médica en 1984 tras presentar ocasionales comportamientos problemáticos e intentar suicidarse.

Ese mismo año se matriculó para estudiar Enfermería, carrera que financió trabajando en diferentes restaurantes. En uno de estos conoció a Adrianne Baum, con quien se casó en 1987 después de graduarse, pero de quien se divorció en 1993, luego de que la mujer lo acusara de "crueldad extrema".

La carrera de enfermero de Charles Cullen estuvo marcada por los constantes cambios de trabajo, destacando su paso por nueve hospitales en 11 años. 

"Trabajó en las unidades cardiacas y de cuidados intensivos, donde a menudo se espera la muerte, rodeado de los pacientes más graves, muchos de ellos inconscientes... A varios asesinos en serie médicos les parece agradable trabajar de noche, con los pacientes más enfermos", relataba el The New York Times en un artículo de 2004.

De acuerdo a The Independent, se cree que la primera víctima de Cullen fue John W. Yengo, un juez de la ciudad de Jersey quien murió con 72 años en 1988. Su obituario indicaba que murió de "síndrome de Stevens-Johnson, una rara reacción alérgica", sin embargo, fue el enfermero quien le inyectó digoxina, una droga que detuvo su corazón.

 

AFP

 

Esta droga fue la sustancia que Cullen utilizó con frecuencia en sus asesinatos, de hecho, fue detectada en los cuerpos exhumados de varias de sus víctimas. Tras las extrañas y rápidas muertes, muchos familiares sospechaban del "hombre extraño" que atendió a sus seres queridos, pero nada se confirmó hasta las confesiones de Cullen.

Fue en el año 2002 cuando el enfermero ingresó a trabajar al Centro Médico de Somerset. En ese hospital conoció a Amy Loughren, con quien formó una amistad laboral que fue clave, luego de que los investigadores se pusieran en contacto con ella. 

Fue Loughren quien rastreó el "modus operandi" de Cullen y quien en diciembre de 2003 citó a su "amigo" a un restaurante para poder hacerlo confesar mientras utilizaba un micrófono oculto. Si bien fue detenido, no se obtuvo una confesión en dicha oportunidad, por lo que la mujer se reunió nuevamente con él en la oficina del fiscal.

Loughren le mintió a su excompañero diciéndole que la policía también la estaba investigando. Luego de esto, Charles Cullen confesó durante siete horas sus asesinatos

Por sus crímenes recibió el año 2006 una pena de 11 cadenas perpetuas, que actualmente cumple en la prisión estatal de Nueva Jersey en Trenton.

La participación de Loughren se conoció recién el año 2013 tras la publicación del libro de Graeber. Hasta ese momento, la mujer que dejó la enfermería y que hoy trabaja como hipnotizadora, jamás le contó a Cullen el papel clave que tuvo en su caída.

Revisa el tráiler de "El Ángel de la Muerte"

Todo sobre Netflix