Va al médico por un lunar en su cuero cabelludo y le dieron un terrible diagnóstico Twitter @sarahkatelee_

Va al médico por un lunar en su cuero cabelludo y le dieron un terrible diagnóstico

  • Por Julieta Garagay

Una mujer en Inglaterra recibió un diagnóstico que a los médicos les parecía casi imposible. 

Sarah Lee, una periodista británica de 29 años, notó que tenía un lunar negro en su cuero cabelludo. Luego de varios diagnósticos erróneos, los especialistas le dijeron que se trataba de un melanoma, un tipo de cáncer de piel.

El lunar

Lee se dio cuenta por primera vez del lunar en julio de 2021, cuando se hizo una foto para ver lo oscuras que estaban sus raíces después de no haberse teñido durante mucho tiempo. 

"No hace falta ser un experto para saber que eso era malo", dijo la periodista británica a Today.

Fue inmediatamente a consultar a un especialista, y este descartó que se tratara de algo grave. "Probablemente, vea miles de lunares cada semana. Estaba satisfecha con lo que me dijo", recordó.

"Pero luego (el lunar) comenzó a crecer y multiplicarse bastante rápido... Me asusté cuando empecé a ver crecer los pequeños lunares junto a él", añadió la profesional.

En diciembre de ese año le envió una foto de la progresión al mismo médico, quien le dijo que "no hay nada de qué preocuparse. Parece un hongo y probablemente desaparecerá por sí solo". Sin embargo, Sarah Lee decidió ir con otro dermatólogo.

"Ella me echó un vistazo a la cabeza y dijo: 'Estoy muy preocupada por estos lunares en tu cabeza'". 

Operación del melanoma

Todos los lunares, incluidos el tumor primario, fueron extirpados. Luego de eso, a Lee se le diagnosticó melanoma nodular maligno.

El cáncer había crecido hasta su cráneo, por lo que debieron someterla a una operación. En la cirugía, los médicos también le extirparon 24 ganglios linfáticos en el lado izquierdo del cuello cuando las exploraciones mostraron que el cáncer también se había extendido allí.

Lee ahora tiene que tomar dos tipos de terapia dirigida y algunos medicamentos para ayudar a su cuerpo a recuperarse.

"Después de ser diagnosticada, la atención ha sido excepcional. Lo difícil ha sido llegar hasta allí", dijo.

La periodista británica volvió al trabajo y mantiene una actitud positiva. No hay signos de cáncer en su cuerpo, pero tiene que mantenerse alerta y someterse a exploraciones periódicas.

"Esta será mi vida ahora: Preocuparme por si ha vuelto. Ha cambiado por completo mi visión de las cosas", finalizó.