Corresponsal jefe resulta herido tras ataque a equipo periodístico en Ucrania:

Corresponsal jefe resulta herido tras ataque a equipo periodístico en Ucrania: "Teníamos que salir para sobrevivir"

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Un equipo periodístico del canal de televisión británico Sky News vivió una situación compleja en Ucrania, cuando el corresponsal jefe y su equipo fueron atacados.

El hecho ocurrió en la ciudad de Bucha, que se encuentra a solo 30 kilómetros de Kiev, y resultó con el corresponsal jefe, Stuart Ramsay, herido, mientras que el operador de cámara, Richie Mockler, recibió dos disparos en su chaleco antibalas.

El relato de los periodistas

En un artículo, Ramsay contó que partieron "con cautela hacia la ciudad de Bucha, donde el día anterior un convoy ruso había sido destruido por el ejército ucraniano. Contactos de confianza en el pueblo nos dijeron que estaba tranquilo y prometieron mostrarnos el convoy y contarnos lo que había sucedido".

"Incluso cuando salimos del centro de Kiev a través de una ciudad que ahora se está fortaleciendo con soldados adicionales, pasando por autopistas y carreteras principales donde los voluntarios cavaban trincheras y el ejército colocaba cañones obús para la defensa de la capital, estaba claro que nuestro viaje iba a ser difícil", manifestó.

"La ciudad está a solo 30 kilómetros del centro de Kiev, pero nuestro viaje nos tomó horas. Las carreteras estaban cerradas y nos redireccionaron innumerables veces", agregó.

"Un lugar tranquilo se convierte en un campo de batalla"

El relato continúa: "En nuestro camino, en la distancia, pudimos ver helicópteros artillados rusos cruzando en el aire, con las narices inclinadas hacia el suelo mientras abrían fuego".

"De ser un lugar tranquilo, toda esta parte del campo, incluido nuestro destino previsto, se había convertido en un campo de batalla", señaló el corresponsal jefe.

"Apuntando armas hacia nuestro auto, el último puesto de control ucraniano sugirió que no deberíamos ir más allá. Elegimos regresar al centro de la ciudad. Habíamos tratado de informar, pero se estaba haciendo demasiado difícil", relató.

Fue así que decidieron cortar camino hacia la parte occidental de la ciudad y volver a entrar por una dirección diferente.

"Nuestro mundo se puso patas arriba"

"Nos pusimos en marcha, pero había un silencio mortal, y es justo decir que estábamos preocupados. Pero avanzamos lentamente hacia una intersección. Había escombros en el camino, pero eso es normal ahora. No había soldados, todo parecía desierto", indicó el periodista.

"Y luego, de la nada, una pequeña explosión y vi que algo golpeó el auto y reventó una llanta. Rodamos hasta detenernos... Y entonces nuestro mundo se puso patas arriba", añadió.

En ese sentido, prosiguió: "La primera ronda rompió el parabrisas. El camarógrafo Richie Mockler se acurrucó en el espacio para los pies del pasajero delantero. Entonces estábamos bajo ataque completo".

"Las balas cayeron en cascada por todo el auto, trazadores, destellos de bala, vidrio del parabrisas, asientos de plástico, el volante y el tablero se habían desintegrado", agregó.

"Teníamos que salir para sobrevivir"

En el artículo, el periodista expresó que "no lo sabíamos en ese momento, pero más tarde los ucranianos nos dijeron que estábamos siendo emboscados por un escuadrón de reconocimiento ruso saboteador. Fue profesional, las rondas seguían chocando contra el auto, no fallaron".

"En ese momento pensamos que era un puesto de control del ejército ucraniano disparándonos y que era un error, así que empezamos a gritar que éramos periodistas, pero las rondas seguían llegando", afirmó.

"Sabíamos que teníamos que salir para sobrevivir, pero el fuego entrante era intenso", recalcó.

"Recuerdo haberme preguntado si mi muerte iba a ser dolorosa"

"Recuerdo haberme preguntado si mi muerte iba a ser dolorosa", sostuvo el corresponsal en jefe sobre la situación.

Fue en ese escenario, que Ramsay resultó herido en la espalda, sobre lo cual expresó: "Lo que me asombró fue que no me dolió tanto. Era más como recibir un puñetazo, en realidad".

"Fue extraño, pero me sentí muy tranquilo. Me las arreglé para ponerme el casco y estaba a punto de intentar escapar, cuando me detuve y metí la mano en un estante en la puerta y recuperé mis teléfonos y mi tarjeta de prensa, increíblemente", narró.

Luego de la situación, el equipo se reagrupó y verificaron que los cinco estaban vivos. Se mantuvieron escondidos en un taller mecánico hasta poder coordinar su salida, la que fue lograda con la colaboración de la policía de Ucrania.

Todo sobre Conflicto Rusia Ucrania