MegadenunciasEscríbenos aquí
Pexels
  • Mundo

"Número inimaginable de lesiones": condenan a padres de recién nacida por matarla mediante "aberrantes" abusos

  • Por Meganoticias

Naomi Johnson, de 23 años, y Benjamin O'Shea, de 26, intentaron culpar a los paramédicos por la muerte de su pequeña bebé recién nacida, que fue encontrada con más de sesenta huesos rotos en Londres, Reino Unido. Sin embargo, la pareja fue hallada culpable por quitarle la vida mediante "aberrantes" abusos.

Los padres de Amina, el nombre de pila de la víctima de ocho semanas, fueron declarados culpables por un tribunal de abusar físicamente de su hija y de cometer actos de crueldad contra otro niño, escribió el Daily Mail.

Los paramédicos acudieron a la casa de la pareja después de que la pequeña dejó de respirar, el viernes 26 de abril de 2019. A pesar de los múltiples intentos por recuperar su vida, la niña fue declarada muerta en el sitio.

Como la pequeña no tenía lesiones que fueran perceptibles, en un principio se pensó que la causa de su deceso fue una “muerte súbita inexplicable”, según declaró la policía.

También abofetearon y maltrataron a otro niño

Durante la autopsia, los médicos forenses determinaron que Amina sufrió una variedad de lesiones que la dejaron con más de 60 huesos fracturados, incluidos 41 en las costillas y otras 24 fracturas en las extremidades.

“En ocho semanas de vida, Amina sufrió un número inimaginable de lesiones", denunció la detective inspectora Melanie Pressley, quien dirigió la investigación.

"El trauma que sufrió en su corta vida es imposible de comprender, sus heridas son un catálogo de los abusos más despreciables. Igualmente incomprensible es cómo un adulto puede infligir tal crueldad a niños inocentes e indefensos", señaló.

Con respecto al segundo niño que fue víctima de los abusos de la pareja, y cuya identidad no puede ser revelada por motivos legales, la policía encontró mensajes de textos en los que Johnson y O’Shea admitieron que lo abofetearon y lo maltrataron.

La jefa de división Caroline Baker, quien fue parte del equipo de investigación, aseguró: “Es difícil hablar de justicia en un caso como este, sin embargo espero que el veredicto de hoy sea un mensaje claro de que estos niños importaron y el abuso que sufrieron será castigado”.

Leer más de