MegadenunciasEscríbenos aquí
La Capital
  • Mundo

"Se desangró con mi hija y la bebé al lado suyo": El relato de la suegra del arquitecto que fue asesinado a sangre fría

  • Por Meganoticias

Un intento de robo acabó en un fatal homicidio contra Joaquín Fernando Pérez, un joven arquitecto de 34 años de la ciudad de Rosario, Argentina.

Este asesinato ocurrió en el barrio de Arroyito de dicha ciudad, crimen que causó conmoción en la localidad e incluso vecinos se agruparon para marchar con el fin de exigir justicia.

Los hechos

El hombre recibió tres disparos provenientes de delincuentes que lo abordaron en la noche del pasado martes para robarle el auto.

Herido en el pecho y en la pierna, corrió durante doscientos metros hasta su casa, que fue donde se desvaneció y falleció. Incluso, las huellas de sus manos quedaron plasmadas en la puerta de su domicilio.

Alarmados por los ruidos, su esposa e hija salieron, encontrándose con él. La fatídica escena también fue presenciada por los vecinos.

"Nadie hizo nada"

Posteriormente, y pese al llamado de una ambulancia, el hombre murió en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

"Estuvo 15 minutos desangrándose con mi hija y la bebé al lado suyo. Nadie hizo nada", agregó Gabriela, suegra de la víctima en conversación con La Capital.

"Era buena gente"

Vecinos lo describieron como alguien estudioso, trabajador y buena gente, y que era imposible que él estuviese metido en algo "raro".

En tanto, su suegra lo destacó por su relación con sus hijos. "Nunca vi un papá tan enamorado de su hija", resumió Gabriela.

Asimismo, contó que el arquitecto tuvo una triste vida. "El papá murió en un accidente y la mamá en un brote de hantavirus, también había perdido a su hermanita. Solo le quedaba un hermano, su mujer y su hija", dijo la mujer.

Finalmente, el intendente de Rosario, Pablo Javkin a través de su cuenta de Twitter, también tuvo palabras para el fallecido.

"Es un día muy triste. El de Joaquín no es un asesinato más. Un buen chico, un resiliente que había perdido a sus viejos y seguía estudiando, trabajando, siendo padre… No naturalicemos estas cosas. Si vinieron fuerzas, por favor, que empiecen a cuidarnos mejor".

 

Leer más de