Esto es lo que pasa con tu cuerpo cada vez que comes durante la noche

  • Por Monserrat Saavedra

Los alimentos que preferimos comer pueden tener tanto impacto como las horas en las que decidimos alimentarnos. Estos tienen un efecto en la funcionalidad del organismo e incluso podrían mejorar o empeorar la salud general. 

Son varias las investigaciones las que sugieren que los horarios de tus diferentes comidas pueden impactar tanto tu salud mental como la actividad de la microbiota en el intestino, e incluso puede alterar la secreción de ciertas hormonas y como el cuerpo regula el azúcar. 

 

Pexels

 

Cuando ya se acerca la noche, el organismo se prepara para descansar y dormir, por lo que comer muy tarde podría causar efectos no deseados. 

Revisa cuáles son los cambios que podría experimentar tu organismo al comer de noche, según el portal estadounidense Eat This, Not That!.

Podrías sufrir de reflujo

 

Pexels

 

Cuando tienes reflujo, existen diferentes factores que pueden desencadenar los molestos síntomas que acompañan esta condición. Uno de estos, es comer mucho o simplemente comer durante la noche.

"La acidez estomacal puede parecer peor por la noche porque has estado comiendo durante todo el día, y tu intestino enlentece la digestión por la noche", explicó la experta en nutrición, Trista Best.

Podría aumentar tu grasa abdominal

 

Unsplash

 

Si buscas disminuir la cantidad de grasa que se acumula en tu abdomen, los expertos recomiendan que dejes de lado las comidas que ocurren durante la noche. Este hábito suele estar relacionado con el aumento de peso, debido a que aumentan las calorías diarias que se comen.

"Además, los alimentos que se suelen consumir al anochecer, cuando se tiene ganas de picar algo, son más calóricos y suelen estar cargados de azúcar o carbohidratos refinados, que tienden a provocar específicamente la aparición de grasa en el vientre", comentó Best.

Controlarás mejor el azúcar

 

Unsplash

 

En el caso específico de las personas con diabetes tipo 1, comer durante las tardes o noches sería una estrategia que permite manejar los niveles de glucosa en la sangre, según explicó al portal la dietista Lauren Manaker.

Pero en el caso de que seas una persona no diabética, comer muy tarde en la noche podría aumentar las probabilidades de que tengas diabetes tipo 2, debido a que los alimentos alterarán los niveles de azúcar en la sangre, según publicaciones previas.

Recuperarás glucógeno

 

Unsplash

 

El glucógeno es un tipo de glucosa que se almacena principalmente en los músculos y el hígado. Esta es la fuente primaria de energía que alimenta los músculos, permitiendo la movilidad y diferentes procesos. 

Una de las ventajas de comer a altas horas de la noche, especialmente después de hacer ejercicio físico de alta intensidad, es que podría ayudar con la recuperación de la musculatura. 

"[Comer a última hora de la noche] también puede ayudar a estimular la síntesis de proteínas musculares, lo que favorece la reconstrucción y la recuperación de los músculos", concluyó la dietista Rachel Fine

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Alimentación saludable

Todo sobre Salud