Captura Youtube Giant Magellan Telescope

"El gigante de Magallanes": Instalan en Atacama el telescopio más grande del mundo que buscará vida en el universo

  • Por Javiera Rodríguez

En el desierto de Atacama se está instalando el telescopio más grande del mundo, un proyecto que tiene entre sus objetivos buscar signos de vida en el espacio, específicamente, en exoplanetas.

La construcción se encuentra en pico Las Campanas, a dos horas de La Serena, donde se trabajará con equipamiento proveniente de Estados Unidos.

El telescopio

Según informó el Diario Financiero, se trata del "Telescopio gigante de Magallanes", el instrumento infrarrojo óptico gregoriano que permitirá proporcionar el campo de visión más amplio del universo, con siete de los espejos más grandes del mundo, cada uno de ellos de 78,4 metros.

Contará con un poder de resolución diez veces mayor que el Telescopio Espacial Hubble y cuatro veces que el Telescopio Espacial James Webb.

El proyecto estará albergado en un recinto de 22 pisos de altura y 4.800 toneladas métricas. Tendrá una estructura de acero de 2 mil toneladas.

Es diseñado, construido y operado por  Giant Magellan Telescope Corporation (GMTO), una organización sin fines de lucro, y depende del consorcio internacional compuesto por 13 universidades e instituciones de investigación de Estados Unidos, Corea del Sur, Israel, Brasil y Australia.

Robert Shelton, presidente de GMTO, detalló en el mismo medio antes señalado que cuando este instrumento comience a operar, Chile albergará el 70% de la capacidad de observación del planeta.

Objetivo del proyecto

Al ser consultado sobre el interés respecto a si hay más vida en el universo, el físico sostuvo que "es una pregunta central saber si estamos solos. Pienso en el observatorio como una máquina del tiempo que nos permite retroceder y entender cómo se formaron las galaxias".

"Cómo estamos compuestos, no solo físicamente sino también intelectual, emocional y espiritualmente. Ahí afuera encontraremos cosas que ni siquiera podemos imaginar", manifestó.

Además de visitar el sitio de la construcción, una de las misiones de Robert Shelton en el territorio nacional es reunir aportes de filántropos o inversionistas chilenos.

El desierto de Atacama

Respecto al lugar donde se emplaza el proyecto, el físico expuso: "He estado en varios observatorios, esperaba que fuera aislado y desierto. Pero lo que más me llamó la atención fue la belleza del silencio allá arriba. Realmente profundo. Quizás se deba a mi edad y pelo gris, pero he llegado a apreciar tremendamente la calma y el silencio".

El sitio se ubica en parte de los terrenos que ocupa el Instituto Carnegie para el uso astronómico."Conocemos bien la locación y desde que se gestó el proyecto, sabíamos que era el lugar apropiado", afirmó.

Shelton explicó que el hecho de que el desierto de Atacama albergue distintos sitios astronómicos le agrega valor, ya que a pesar de que los observatorios compitan entre sí, también surgen colaboraciones.

"En una analogía muy básica, es como cuando se genera un polo gastronómico en un sector de la ciudad, más allá de que cada restaurante compita con el del lado, la demanda crece. Y se pueden perseguir fines colectivos: todos los observatorios necesitamos cielos oscuros y velar para que no exista contaminación lumínica", recalcó.

La construcción

El físico también explicó cómo llegará el pesado equipamiento desde Tucson Arizona, hasta Coquimbo. Al respecto, indicó que cada espejo de 18 toneladas viajará por separado, al interior de cajas protectoras de acero que cuentan con varias toneladas más.

"Ahora mismo, dos de los espejos están terminados y en cajas. Pero falta mucho por delante. Tendré que mantenerme saludable para ver el final de esto, porque será épico", afirmó.

Leer más de