Depresión endógena: Conoce las señales que advierten sobre este trastorno Unsplash

Depresión endógena: Conoce las señales que advierten sobre este trastorno

  • Por Monserrat Saavedra

La depresión es un trastorno bastante conocido. Este es acompañado por sensaciones de tristeza, desánimo o desinterés bastante intensas, que interfieren con las actividades diarias de quienes las padecen y que incluso podrían poner en riesgo su vida.

En los manuales de diagnósticos se define una variedad de tipos de depresión que se pueden padecer. Unos son más conocidos, como la depresión pre o postparto, y otros son menos hablados, como ocurre con la distimia, también llamado trastorno depresivo persistente.

Popularmente, uno de los tipos más hablados es la depresión endógena, término con el que se refiere a las personas que recurrentemente presentan cuadros depresivos, sin que tengan un origen externo conocido. A diferencia de las depresiones exógenas, estos no son provocados por una gran pérdida o decepciones y se entiende que estos aparecían repentinamente o se nace con ellos.

"'Endógeno' quiere decir que nace desde dentro del individuo, pone el acento desde donde se originan los cuadros. Hoy se habla de depresión mayor; más que apuntar a un origen particular, apunta a la presencia de síntomas", explicó el doctor Jonathan Véliz, psiquiatra, en el sitio oficial de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile.

¿Cómo puedo saber si tengo una depresión endógena?

Según el doctor, sin importar el origen de la depresión, si es endógena, o exógena, los síntomas de la depresión son los mismos y se les debe poner atención por igual, para poder dar tratamiento al trastorno y poder tener los resultados esperados. 

El Manual MSD para profesionales, indica que los siguientes son síntomas de la depresión mayor:

  • Estado de ánimo depresivo durante gran parte del día.
  • Una clara pérdida del interés en todas o casi todas las actividades que se realizan.
  • Una fluctuación significativa en el apetito o peso.
  • Insomnio.
  • Agitación o enlentecimiento de los movimientos psicomotores.
  • Fatiga o una disminución en la energía. 
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.
  • Problemas para concentrarse. 
  • Pensamientos de autodaño recurrentes. Estos pueden ser de muerte, suicidio o un plan específico para suicidarse.

En el caso de que se trate de un trastorno depresivo persistente, los pacientes presentarán durante más de dos años, sin remisión, los síntomas propios de depresión.

Es muy importante recurrir oportunamente a la ayuda psicológica si es que reconoces uno o más de estos cambios en el ánimo o de hábitos. En caso de que requieras de ayuda inmediata, puedes recurrir a ONGs como:

  1. Ceres
  2. Psicólogos voluntarios de Chile. En el sitio web o a los teléfonos +569 6761 3603 y +569 7559 2366
  3. Salud responde: Puedes llamar al 600 360 7777
  4. Fundación todo mejora (prevención de suicidio adolescente y bullying en jóvenes de la comunidad LGTB+). Debes enviar un mensaje desde Facebook Messenger

Todo sobre Salud Mental

Leer más de