Angelina Jolie ya tiene 46 años: Así ha sido su transformación buscando la belleza perfecta

Angelina Jolie ya tiene 46 años: Así ha sido su transformación buscando la belleza perfecta

  • Por Meganoticias

El rostro de Angelina Jolie le ha valido que sea catalogada como una de las mujeres más bella del mundo. La actriz es una de las más influyentes de Hollywood y sus múltiples facetas como directora, guionista y activista humanitaria la llenan de una vasta e increíble trayectoria artística.

Su talento, aunado a su exuberante belleza, la mantienen en la preferencia de millones de seguidores que hoy son testigos de la estrella en la que se ha convertido. El pasado 4 de junio de 2021 cumplió 46 años y recordamos como ha sido su transformación a la mujer que en la actualidad es.

La ganadora del Oscar posee la misma pasión por la actuación de sus padres Jon Voight y Marcheline Bertrand, la mujer de quien heredó la genética y ese “sex appeal” con el que cautiva con genuina espontaneidad.

Aunque la belleza es subjetiva, para muchos, Angelina es dueña de unas facciones que la hacen perfecta. Sus labios gruesos y esos ojos azules la han hecho la “encarnación de la belleza femenina del siglo XXI”, tal como apunta la revista Vogue.

Los cambios de Angelina Jolie

El éxito que hoy ostentan Angelina Jolie no fue el preludio de una infancia normal. Al contrario, la actriz fue criada por su madre con tan solo un año de edad, después del divorcio de sus padres. En 1982, a sus 7 años debutó en el cine junto a Voight en la película “Lookin’ to Get Out”.

A sus 18 años inició su camino hacia lo que había decidido ser: una actriz. Y es desde ese momento que vemos los rasgos de la actriz, una joven dueña de una belleza que prontamente la haría escalar posiciones en Hollywood.

Y aunque algunos pensarían que su rostro es el mismo del pasado, la actriz a través del tiempo se ha sometido a algunas intervenciones quirúrgicas con las que ha modelado a la perfección esa icónica belleza que hoy la hace única.

Las fotos del pasado revelan qué partes ha sometido al bisturí haciendo posible una transformación de las más impecables de la industria cinematográfica, con “retoques” estéticos que no han perturbado sus facciones naturales. Es así como a partir del 2001 comienza los cambios que necesitaba para convertirse en la “irresistible” actriz de la pantalla grande.

Tal como refiere el portal Cirugías.de, lo más evidente y uno de sus primeros cambios fue perfilar su nariz a través de una rinoplastia. Las múltiples fotografías de sus inicios en el cine permiten considerar que se sometió a esta cirugía muy joven. Se mejoró notablemente el tabique y se proyectó el dorso, que tenía aplanado.

Su cara por naturaleza era ancha, por lo que era necesario eliminar ese aspecto redondo y sin facciones delineadas. Con un aumento de los pómulos se logra esa protuberancia facial en esa área que ayuda a definirla y darle “sofisticación” al rostro.

A través de una quelioplastia, que no es más que la reducción de los labios, Angelina logró perfeccionar esa boca seductora que muchas envidian. Tanto su labio superior como inferior eran muy voluminosos y con esa técnica quirúrgica alcanzó la proporción ideal para su cara.

El aumento del mentón fue fundamental y así lo entendió la actriz cuando decidió pasar por el quirófano nuevamente. La poca estructura ósea ameritaba angular esa área, con un implante de mentón, un cambio increíblemente favorecedor que hizo que su rostro alcanzara la tan buscada perfección.

Una cantopexia o brow lift y una blefaroplastia también luce la artista en sus ojos. Sus encantadores ojos azules quedaron con una expresión ideal mediante la técnica con la que se levanta la comisura externa de los párpados y se elimina el exceso de piel, respectivamente. Ahora tiene unos ojos más pequeños y totalmente simétricos, consiguiendo la mirada felina que las celebridades siempre buscan.

Cuando grabó la película “Mr. & Mrs. Smith” en el 2005, ya Angelina Jolie era la mujer que muchas aclaman. Había superado un pasado tormentoso, marcado por excesos, noches de vida nocturna, drogas, licor y tres matrimonios fallidos.

Ese año conoció a Brad Pitt y emergió la Angelina Jolie de estilos refinados, con looks elegantes que apostaba a atuendos de grandes diseñadores con los que eclipsó en las alfombras rojas de las mejores premiaciones.

Su primer hijo adoptivo Maddox y su compromiso con los más desfavorecidos, a través de la agencia de la ONU para los Refugiados, marcaron el inicio de su faceta de mujer independiente, fuerte y valiente que todos conocemos.

Ser madre de seis hijos –3 adoptados y 3 biológicos-  es su rol más sanador, faceta que hoy defiende y por la que ha sacrificado su pasión por el cine para dedicarse a la crianza de sus herederos mientras protagoniza un polémico divorcio que cumple cinco largos años.

Todo sobre Angelina Jolie

Todo sobre Famosos