Archivo / AFP.

Físicos desmienten teoría de Stephen Hawking sobre los agujeros negros

  • Por Juan Fernández

Guardar

Guardada

Un equipo dirigido por un estudiante candidato a doctorado publicó un artículo en la revista Nature Astronomy, donde asegura que el 85% de la materia en el Universo está formada por agujeros negros primordiales (PBH) formados poco después del Big Bang.

La nueva investigación desmiente la teoría de Stephen Hawking, la cual asegura que gran parte de la materia en el Universo está formada por una masa misteriosa e invisible.

Masahiro Takada, el investigador principal y coautor del artículo, explicó a la revista especializada Universe Today que "estas manchas negras se formaron a principios del siglo XX, por lo que podrían ser agujeros negros (...) Una vez que fueran negros, serían muy oscuros".

MIRA TAMBIÉN: Agujeros negros: ¿Qué son y qué forma tienen?

Esta nueva teoría es atractiva porque no se basa en la existencia de partículas exóticas (pero aún no descubiertas). Además, poco después de esta idea, los astrofísicos descubrieron que la inflación cósmica podría generar parches de sobredensidad en el Universo temprano, debido a las fluctuaciones cuánticas, que podrían haber resultado en agujeros negros.

El equipo probó esta teoría utilizando el Telescopio Subaru en el Observatorio Mauna Kea en Hawaii, para observar la Galaxia de Andrómeda, que se encuentra a unos 2,54 millones de años luz de distancia

La teoría de Hawking, explicó el Prof. Takada:

Si la teoría de Hawking fuera correcta, el espacio entre Andrómeda y nuestra galaxia se llenaría con PBHs. Esto daría lugar a un efecto de lente gravitacional, donde la fuerza gravitacional de todos estos pequeños agujeros negros causaría que los rayos de luz provenientes de las estrellas de Andrómeda se doblasen y se magnificaron.

Este efecto, que fue predicho por primera vez por Einstein y su Teoría de la Relatividad General en 1915, ha sido utilizado muchas veces por los astrónomos para ver objetos distantes aprovechando la presencia de objetos masivos. Sin embargo, las oportunidades para tales eventos son raras, y requieren una alineación fortuita entre el observador, el objeto distante y el que interviene.

Para maximizar sus posibilidades de capturar un evento, los investigadores utilizaron la cámara digital Hyper-Suprime-Cam del Telescopio Subaru, que es capaz de capturar imágenes de la Galaxia Andrómeda en un solo disparo. También tomaron múltiples imágenes de la galaxia para asegurarse de que captarán cualquier parpadeo proveniente de las estrellas de Andrómeda.

Compartir

Meganoticias Select Meganoticias Select

Notificaciones de Noticias

¡Estás a un paso!

Recibe alertas de las noticias más importantes.

Sólo debes permitir mostrar las notificaciones desde el navegador web.