MegadenunciasEscríbenos aquí

Basureros a cielo abierto: La bomba de tiempo para el medio ambiente que busca frenarse por medio del reciclaje

  • Por Meganoticias

Según el Informe del Estado del Medio Ambiente 2020, del Ministerio del Medio Ambiente, en Chile se generan 8,1 millones de toneladas de residuos domiciliarios al año. De este total, apenas el 1% se recicla.

Dentro del alto porcentaje que no se recicla, se encuentran los residuos provenientes del plástico de los recipientes de yoghurt, leches y postres, fabricados con poliestireno (PS). Actualmente, dicho material tiene como principal destino los rellenos sanitarios, por lo que, es imperativo llevar adelante iniciativas que incentiven el reciclaje, la revalorización de los desechos  y la reutilización.

A pesar de los esfuerzos en educación ambiental y campañas de reciclaje, por parte de diversas organizaciones e instituciones, los rellenos sanitarios se han convertido en el destino de toda clase de residuos sólidos, incluyendo materiales peligrosos para el ambiente y la salud humana.

¿Cómo podemos darle una solución a este problema?

Hasta hoy, este tipo de envases no se podían reciclar y pese a que por muchos años se buscaron soluciones, es un plástico que cuenta con características especiales que hacen que sea difícil de sustituir.

Soprole, como empresa líder de la industria láctea, busca dar una solución integral a la recolección y reutilización de residuos de poliestireno a través de distintos puntos limpios, impulsando la recolección domiciliaria gratuita y desarrollando opciones concretas de reutilización con el objetivo de avanzar en una economía circular. Por medio de estas líneas de acción, Soprole, junto a TriCiclos y la fundación Revalora, contribuirá a que toneladas de este material lleguen a rellenos sanitarios.

Además, gracias a una alianza con Recológico, la iniciativa contempla el retiro gratuito de material a domicilio en la Región Metropolitana, de manera que las personas puedan acopiar residuos en sus casas y solicitar su recolección a través del Whatsapp o el sitio web de la organización.

Por medio de la campaña "Sonrisa Circular", los envases de yoghurt y postres serán reutilizados para la fabricación de ecomaderas, las cuales presentan una gran resistencia estructural que permiten construir una amplia variedad de productos de infraestructura como mobiliario para plazas, juegos infantiles, cierres perimetrales y revestimientos.

¿Qué son las ecomaderas?

Se trata de bloques de madera plástica fabricados 100% con material reciclado y que presentan, incluso, una resistencia superior a la madera natural, ya que, no se agrietan ni astillan, reduciendo así las pérdidas y posterior mantención. 

En relación a esto, el presidente de la Fundación Revalora, Fernando Maurin, aplaudió la iniciativa junto a Soprole y aseguró que "a partir del plástico de los potes de yoghurt y postres reunido en los puntos limpios, podremos elaborar mobiliario urbano para instalar en plazas públicas en distintos barrios, apoyando a las comunidades que más lo necesiten".