Las contradicciones de Llaitul: ¿Qué pensaba el líder de la CAM del weichafe Pablo Marchant?

  • Por Nicolás Díaz - Pablo Abarza

¿Qué pasó?

El pasado jueves se decretó la prisión preventiva de Héctor Llaitul Carrillanca, el líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) tras ser imputado por la Ley de Seguridad del Estado, usurpación, hurto de madera y atentado contra la autoridad.

Durante la audiencia, la Fiscalía exhibió algunas conversaciones de Llaitul con diversos comuneros y cercanos. Críticas al Presidente de la República, Gabriel Boric, llamados con funcionarios de Gobierno y un discurso diferente sobre el fallecido weichafe Pablo Marchant, son parte de ellas.

Meganoticias accedió al informe policial que vincula a Llaitul con personeros de Gobierno, exparlamentarios y también revelarían sus contradicciones sobre la figura de Marchant, a quien tras su muerte la CAM ha utilizado para reivindicar una serie de atentados en la Macrozona Sur.

Las contradicciones de Llaitul sobre Marchant

Fue el viernes 9 de julio de 2021 cuando un enfrentamiento entre Carabineros y comuneros mapuche al interior del Fundo Santa Ana, de la Forestal Mininco, terminaron con un joven de 29 años fallecido producto de los disparos. Se trataba de Pablo Marchant Gutiérrez, integrante del Órgano de Resistencia Territorial.

Una vez conocida su muerte, el teléfono de Llaitul no paró de sonar. Una de las personas que llamó al líder de la CAM habría sido la exdiputada del PS, Clemira Pacheco. A esa altura el rumor que corría era que el hijo de Héctor había sido baleado por Carabineros en un enfrentamiento.

"Horas de horror, de dolor, estos malditos del sistema ya, me convence cada vez más que lo único que hay que hacer es luchar frontal con ellos, no más, son unos malditos, unos siniestros. Lo masa... lo masacraron a mi peñi Pablo Marchant, lo masacraron, le deformaron el rostro, por eso no podían reconocerlo, pensaron y sostuvieron hasta el final que era mi hijo, porque ese era el canto de victoria que tenían estos malditos", fue parte de lo que Llaitul le comunicó a Pacheco.

Marchant fue despedido bajo la mirada ancestral mapuche y resguardada por encapuchados fuertemente armados. Parte de la coordinadora prometió vengar su memoria, desatando una serie de atentados que hasta el día de hoy son cometidos bajo su nombre.

A poco más de un año, incluso Llaitul participó de una entrevista para recordar al comunero caído. 

"Cuando nosotros decimos que estamos homenajeando a Toño Marchant, que su nombre es Pablo Marchant, acá en la organización, en el movimiento era conocido como "Toño" o "Toñito", tiene que ver con reivindicar la figura del weichafe", declaró a Chile Today.

Homenaje y visión por parte del líder de la CAM que distaba mucho de lo que pensaba 464 días antes de entregar esas palabras. El informe de la PDI contiene una conversación telefónica entre Llaitul y una mujer de iniciales C.M. En ese diálogo, Llaitul describiría lo que pensaba realmente de Pablo Marchant.

"Es un cagado de la cabeza"

"El Toño porque es un cagado de la cabeza que cuando se cura se vuelve loco ¿cachai? y quiere pelear y siempre anda haciendo cuática y el hueón es cuático po'", relataba Llaitul en la interna. Sin embargo, el mensaje a la comunidad un año después era completamente diferente. 

"Y con una dimensión humana que a nosotros nos cautivó inmediatamente, por qué, porque tenía mucha voluntad, era muy voluntarioso para todo, para trabajar, para luchar, para escuchar, sobre todo, yo, yo lo que más reconozco de él era su capacidad de escuchar", relataba Llaitul en la entrevista del periodista Boris van der Spek.

De vuelta a la llamada obtenida por la Fiscalía, el líder de la CAM aseguraría que Pablo Marchant era un mal elemento para la comunidad, por lo que tomaría medidas severas en su contra.

"Yo creo que hay que cortar por lo sano, hay que expulsar al Toño, nosotros... yo ya le di muchas oportunidades. No podís confiar po', porque tarde o temprano te va a traicionar po', ese es el tema con este hueón, yo creo que lo voy a expulsar, cuando lo vea le voy a cantar la carta, si es que no lo masacro antes", le comentaba Llaitul a C.M.

"Pero esa dimensión espiritual de Toño la sentimos mucho y por eso lo reivindicamos como weichafe, lo reivindicamos como un gran weichafe, porque eso se siente después de su partida y eso es espiritual", decía públicamente Llaitul casi un año después de la muerte de Pablo Marchant.

Todo sobre Héctor Llaitul